Héroes en la pandemia: convocan a cadena humana contra el Covid-19

martes, 5 de mayo de 2020 · 09:52

En estas fechas de incertidumbre sanitaria y económica a causa de la pandemia del Covid-19, un participante de primera línea en el combate al coronavirus lanza un llamado a formar una cadena humana.

“Es tiempo de formar una cadena humana de acciones positivas y de empatía solidaria con las personas más afectadas por la situación”, señala el doctor Emmanuel Torre Horta. “Hoy todos podemos ser héroes en Yucatán”.

Te puede interesar: Mensaje ante el Covid-19: tú eres la vacuna contra el miedo, la angustia y el estrés

“Invito a que sigamos siendo un ejemplo de sociedad en México, que no olvidemos a aquellas personas que han sido afectadas económicamente y hoy necesitan de nuestro apoyo para comer y comprar sus medicamentos”.

Campamento Centinela para sospechosos

El doctor Torre Horta, médico general investigador en litiasis renal, habla con conocimiento. Forma parte en el Hospital O’Horán de un Campamento Centinela, centro para toma de muestras de sospechosos de estar infectados con el Covid-19.

[caption id="attachment_648431" align="alignright" width="300"]Parte del equipo del Campamento Centinela instalado en el Hospital O'Horán para la detección de casos de coronavirus Covid-19 Parte del equipo del Campamento Centinela instalado en el Hospital O'Horán para la detección de casos de coronavirus Covid-19[/caption]

El campamento fue posible gracias al Programa de Fortalecimiento a la Atención Medica (PFAM), un programa federal con alcances en Yucatán que tiene como objetivo principal llevar servicios de salud a zonas de alta y muy alta marginación.

Mediante ese programa operan doce caravanas en Yucatán. A la que pertenece el doctor Torre Horta se llama Kabah, una de las más grandes y equipadas, que está asignada a la atención en el sur del Estado.

Movimientos por emergencias

A pesar de que tienen una zona específica, las caravanas se mueven cuando surgen necesidades de servicios de salud por desastres naturales, emergencias médicas, eventos masivos o, como ocurre en la actualidad, por alguna contingencia sanitaria.

A Kabah se le asignó la toma de muestras para detección del Covid-19 en el hospital Agustín O’Horán. Es, como indicamos líneas arriba, un trabajo en la primera línea de batalla contra el virus.

Una historia que se repite

“Para mí, esta historia es similar a la de muchos otros compañeros del sector salud”, explica el urólogo, quien es también parte medular del Proyecto Tuunich, una iniciativa altruista que trabaja en la detección y atención de pacientes con piedras en los riñones (litiasis renal) en comunidades marginadas.

“He tenido que aislarme de mi familia y para ello rento un cuarto en forma temporal, ya que día a día estoy expuesto al virus y al riesgo de contaminarme”, agrega.

Sacrificios y discriminación

No ha sido fácil. Relata que el hecho de no poder visitar a sus padres y compartir la mesa con ellos los domingos, de no visitar a sus amigos y de sentirse un “héroe” a veces discriminado en lugares públicos, por el simple hecho de llevar vestimenta médica o un gafete de salud, son algunas situaciones que tienen que pasar.

[caption id="attachment_648432" align="alignleft" width="204"]El médico Emmanuel Torre Horta en una de las carpas del Campamento Centinela El médico Emmanuel Torre Horta en una de las carpas del Campamento Centinela[/caption]

Sin embargo, añade, son sacrificios que se asumen a cambio de aportar un grano de arena en la lucha contra la pandemia.

Además del entrevistado, integran la caravana Kabah el odontólogo Miguel Farfán Juárez, el psicólogo Mauro Farfán Juárez y el licenciado en Enfermería Omar Ucán Chan.

Servicios para zonas aisladas

Sobre el trabajo que realizan en el Campamento Centinela, el doctor Torre señala lo siguiente:

–Habitualmente desempeñamos nuestra labor en comunidades aisladas y de difícil acceso, a las que llegamos con un camión equipado con dos consultorios para atender a la población yucateca más vulnerable.

–La selva de Yucatán ha sido nuestra escenografía en el día a día, nuestro hogar y nuestro centro de trabajo desde hace unos años.

–Actualmente, y debido a la contingencia sanitaria por la pandemia, se nos asignó la tarea de tomar muestras para la detección del virus en aquellas personas con sospecha de infección en el hospital Agustín O´Horán.

Aislamiento para evitar más contagios

–La función del campamento es realizar pruebas Covid-19 a pacientes ambulatorios que cumplan con criterios de datos clínicos y sintomatología impuestos por el Indre (Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológica), lo que se denomina “definición operacional de la enfermedad”.

[caption id="attachment_648436" align="alignright" width="300"]Tres de los cuatro integrantes de la caravana Kabah muestran parte del material de protección que utilizan en su trabajo Tres de los cuatro integrantes de la caravana Kabah muestran parte del material de protección que utilizan en su trabajo[/caption]

–La intención es lograr el diagnóstico de personas sospechosas para que en la medida de lo posible se les aísle en sus domicilios y se evite el contagio masivo.

–Una vez que se nos asignó nuestra labor y la ubicación del campamento nos dimos a la tarea de investigar más a fondo acerca de la infección por Covid-19.

–Como sabemos, es un virus nuevo cuyo comportamiento llega a ser incierto, pero se caracteriza por su alto grado de virulencia, fácil contagio y diseminación.

Estrategia de protección

–Esto nos obligó a diseñar una estrategia para protegernos y proteger a las personas que acudieran al módulo. Es así que decidimos “regionalizar” la logística de otros países, principalmente Corea del Sur, utilizando las cabinas para toma de muestra.

–Esto permite aislar al personal de salud y disminuir en gran medida el riesgo de infección, al mismo tiempo que evita el dispendio de recursos al maximizar el equipo de protección personal y el recurso humano.

–Por supuesto, todo esto apegado a nuestra infraestructura y a los apoyos extra gubernamentales.

¿A quiénes se hacen las pruebas?

–Las personas que presentan síntomas sospechosos de infección por Covid-19 se comunican vía telefónica a la Secretaría de Salud de Yucatán para tener una valoración inicial. En caso de cumplir los criterios se les asigna fecha y hora para acudir al módulo a la toma de muestra.

–En otros casos, posterior a la valoración por los médicos del “triage” (llamado también “triaje”, un término que se usa en la medicina para clasificar a los pacientes de acuerdo con la urgencia de atención) del Hospital O´Horán, las personas sospechosas son enviadas al módulo para toma de muestra.

Instituciones que ofrecen apoyo

–Nuestro trabajo recibe el apoyo de la Secretaría de Salud del Estado, en un trabajo coordinado, así como de la Fundación por la Salud en Yucatán, A.C.; el Proyecto Tuunich y la sociedad yucateca, que ha donado en diferentes instancias.

–Los Equipos de Protección Personal (EPP) son entregados por los Servicios de Salud de Yucatán con base en las recomendaciones del Indre, según corresponda al grado de exposición y riesgo de contaminación del personal de salud.

–Mediante la Fundación por la Salud de Yucatán, una organización de la sociedad civil que pertenece al programa Yucatán Solidario, recibimos el donativo de la cabina de toma de muestras y equipos como overoles, zapatos esterilizables, guantes, cubrebocas e insumos de limpieza, que aumentan la seguridad de quienes laboramos en este módulo.

Tres capas de ropa

–Incluso, en coordinación con el DIF estatal recibimos sueros con electrolitos orales, ya que la deshidratación por el calor y el uso de los overoles los ameritan.

–Tenemos tres capas de ropa, del tipo aislante, y estamos bajo calor de 40 grados o más. Es duro, pero representa la manera más segura de trabajar.

[caption id="attachment_648435" align="alignright" width="300"]Podría parecer fácil, pero portar estos trajes especiales bajo temperaturas que rondan los 40 grados Celsius amerita más que simple preparación Podría parecer fácil, pero portar estos trajes especiales bajo temperaturas que rondan los 40 grados Celsius amerita más que simple preparación[/caption]

–Otra organización que nos ha apoyado, como ya indicamos, es el Proyecto Tuunich, que se dedica a investigar y tratar piedras en los riñones. Se ha sumado ayudando con la colocación de las carpas, mesas, sillas y algunas otras cosas que hacen un poco más llevadero nuestro trabajo cada día.

Caos por un enemigo invisible

–La sociedad está viviendo una situación sin precedente, una cuarentena causada por un enemigo invisible que genera una enfermedad que aún estamos empezando a entender.

–Definitivamente, atravesamos por una crisis sanitaria mundial, que conlleva una pausa en la economía con su consiguiente impacto social.

–Agradezco infinitamente los gestos de apoyo de las organizaciones civiles y de los héroes anónimos que han aportado a nosotros y a las demás personas del sector salud que se encuentran en pie de batalla contra el Covid-19.

Empatía y solidaridad

– Es tiempo de formar una cadena humana de acciones positivas y empatía solidaria con las personas más afectadas por la situación. Hoy todos podemos ser héroes en Yucatán.

–Invito a que sigamos siendo un ejemplo de sociedad en México, que no olvidemos a aquellas personas que han sido afectadas económicamente y hoy necesitan de nuestro apoyo para poder comer, comprar sus medicamentos, etcétera. También han sido afectadas por esta terrible enfermedad.

Agradecimiento, no agresión

–Invito también a la población a que cuando vea a personal de salud en lugares públicos no lo agreda. Que mejor le dé unas simples gracias.

–Un gesto tan pequeño nos ayuda a sobrellevar más el desgaste físico, emocional y, sobre todo, mental que tienen enfermeros, médicos, trabajadores sociales, camilleros, paramédicos, choferes de ambulancia, empleados de limpieza, policías, etcétera.

–Solamente unidos seremos un ejemplo para México y el mundo.