Indagatorias sobre el uso de recursos de la Conade

Sospechas en contratos: IDEY habría favorecido a varias empresas

Según un reporte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) dado a conocer el 20 de febrero, varias de estas empresas no solo violaron la ley de contratos públicos: también evadieron el pago de impuestos

El Instituto del Deporte del Estado de Yucatán (IDEY) otorgó en 2020 contratos por casi 10 millones de pesos de recursos públicos federales a varias empresas, sin cumplir con la normatividad y, al parecer, para favorecer en forma encubierta a una compañía del empresario y dirigente deportivo Pedro Morcillo López.

Según un reporte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) dado a conocer el 20 de febrero, varias de estas empresas no solo violaron la ley de contratos públicos, sino que evadieron el pago de impuestos.

Con millonaria aportación  de la Conade

De acuerdo con ese reporte, incluido en la tercera entrega de informes de auditoría correspondientes a 2020, realizados por la ASF, la Comisión Nacional del Deporte (Conade) transfirió al IDEY —a cargo de Carlos Sáenz Castillo— $12.338,800, a fin de “apoyar, impulsar, fomentar y desarrollar la cultura física y el deporte en el estado de Yucatán, en el marco del Sistema Nacional de Cultura Física y Deporte”.

El convenio respectivo se firmó el 22 de mayo de 2020.

De esos $12.338,800, el IDEY destinó $9.563,000 para realizar una licitación pública nacional presencial con reducción de plazos y dos adjudicaciones directas. El resto sirvió para otros gastos que el instituto acreditó correctamente.

La licitación pública, marcada con el número LA-931035975-E1-2020, convocada para la adquisición de material deportivo y uniformes, favoreció a la empresa Uniformes Caravana, S.A. de C.V., propiedad de Joaquín Ariel Rodríguez Estrella, por un monto de $7.402,800.

A esta licitación se presentaron, además, las empresas Emizur, S. de R.L. de C.V., Sport Depot, S.A. de C.V., así como Colibrí Maori Group, S.A. de C.V. y ACP Asesores y Consultores de la Península, S.C.P., estas dos últimas sin relación, al parecer, con el motivo de la licitación.

Al revisar la información de la licitación, la ASF detectó que si bien el 20 de octubre de 2020 el IDEY publicó en Compranet las bases de la licitación pública nacional presencial con reducción de plazos, no presentó la documentación que justifique y acredite el motivo para reducir el plazo de la presentación y apertura de proposiciones.

Documentos sin presentar

El IDEY tampoco ofreció la documentación soporte de las propuestas técnicas y económicas de las otras personas morales, señaladas en el acta de presentación y apertura de proposiciones.

El segundo contrato otorgado por el IDEY con recursos federales de la Conade, identificado con el número IDE-E20-17, fue por la cantidad de $1.482,200, a favor de la empresa Sport Depot, S.A. de C.V., propiedad de Morcillo López, expresidente del sector aficionados de la Federación Mexicana de Fútbol.

El contrato se hizo por adjudicación directa, pero el IDEY no presentó el resultado de la investigación de mercado, necesario para soportar el procedimiento de contratación propuesto, como marca la ley, ni presentó tres cotizaciones con las mismas condiciones que se hayan obtenido en los 30 días previos al de la adjudicación, señala la ASF en su reporte de auditoría.

Tampoco acreditó la obtención de por lo menos tres escritos de empresas cuyas actividades comerciales o profesionales se encuentren directamente relacionadas con los servicios a contratar, en los que se haga constar la inexistencia de los servicios requeridos.

Carlos Sáenz Castillo anomalías IDEY
Carlos Sáenz Castillo, titular del IDEY, en pasada rueda de prensa. La ASF reportó que esa dependencia otorgó en 2020 contratos por casi 10 millones de pesos de recursos públicos federales a varias empresas

 

El tercer contrato, también por adjudicación directa, correspondió a la compañía Fop Sports, S.A. de C.V., de Ciudad de México, por $678,000, por el servicio de capacitación a entrenadores de los centros de iniciación y formación del programa CEDEM 2020.

Aquí también, como en los demás casos, el IDEY no presentó evidencia de las solicitudes de cotización a otras compañías ni se contó con el resultado de la investigación de mercado, que soporte el procedimiento de contratación propuesto, entre otros requisitos que se debían de cumplir.

El Idey, como intermediario de negocios

Respecto al contrato con Uniformes Caravana, la ASF detectó que esta empresa adquirió gran parte de los materiales que le pidió el IDEY en la licitación, con otras dos compañías; es decir, actuó como mero intermediario.

Estas compañías, sin embargo, fueron dos de las que supuestamente se presentaron a competir con Uniformes Caravana en la licitación y perdieron: Sport Depot, de Morcillo López y Emizur, S. de R.L. de C.V.

A la primera de estas empresas, Uniformes Caravana le pagó $5.679,700 y a la segunda, $416,400.

Es decir, deliberadamente, en forma encubierta y sin licitación, el IDEY entregó $7.161,900 de recursos federales por equipo y material deportivo a la empresa de Morcillo López —Sport Depot— cuando ésta solo obtuvo legalmente un contrato de $1.498,600. El resto lo cobró por medio de Uniformes Caravana.

Con una declaración "en ceros"

La ASF detectó también que Sport Depot transfirió $205,000 a la empresa Artículos Deportivos El Campeón, S.A. de C.V., propiedad igualmente de Morcillo López.

De acuerdo con informes del Sistema de Administración Tributaria entregados a la ASF, esta compañía, no obstante que recibió esta cantidad, presentó su declaración anual en cero.

Algo parecido ocurrió con Uniformes Caravana.

La Auditoría Superior documentó que la empresa recibió del IDEY la cantidad de $7.402,800 en varios meses y que tan solo en diciembre de 2020 obtuvo del instituto $3.701,400, pero ese mes únicamente reportó $1.824,700 al SAT.

Por este motivo, la ASF solicitó a esta dependencia que audite a Uniformes Caravana, debido a que no reportó el ingreso total de los recursos públicos federales recibidos en sus declaraciones provisionales y complementarias, ni en su actualización en la declaración anual del ejercicio fiscal 2020.

También pidió al SAT auditorías para Artículos Deportivos El Campeón porque presentó su declaración anual en ceros, no obstante que recibió recursos de origen público federal, vía Sport Depot.

Asimismo, la ASF solicitó al gobierno del Estado, el 18 de enero de 2022, la intervención del Órgano Interno de Control para “la revisión del correcto ejercicio, administración, transferencia y comprobación de los recursos públicos federales” de la Conade, que se entregaron al Instituto del Deporte.

Más de