Mafia agraria en Yucatán

Tráfico de tierras en Yucatán: ''Un despojo descarado'', afirman ejidatarios

La cercanía con la vía a Cancún, el “plus” de terrenos
martes, 22 de marzo de 2022 · 05:50

La “transferencia” de grandes y valiosas extensiones de tierras ejidales de Seyé a un grupo de inversionistas de Mérida, fue “un despojo descarado”, señala Oscar René Sarabia Mendoza, miembro del grupo de campesinos que denunció los hechos ante el Tribunal Unitario Agrario (TUA).

Estas personas no pueden ser ejidatarios porque al hacerlo violarían la ley. No obstante, en 2015 se apoderaron de más de 1,500 hectáreas de las mejores tierras del ejido, gracias a la corrupción del comisario ejidal de entonces Lorenzo Cauich Miam.

“Éste arrebató los terrenos al ejido, muchos de las cuales ya tenían dueño”, dice Sarabia Mendoza, entrevistado en su domicilio de la comisaría de San Bernardino.

Como ya publicamos, el magistrado del TUA, en sentencia emitida el 22 de febrero, le dio la razón a los ejidatarios inconformes e invalidó dos asambleas consideradas simuladas y que favorecían ilegalmente a los inversionistas: la realizada el 12 de septiembre y la del 27 de diciembre de 2015. En la primera, que nunca se realizó pero se falsificó el acta, el ejido supuestamente reconoció como avecindados a esos inversionistas, encabezados por Armando Ceballos Chávez y Ricardo José Vega Espinosa, y además los aceptaron como ejidatarios.

En la segunda asamblea, que se sí se llevó al cabo, aunque sin cumplir los requerimientos de ley, los ejidatarios acordaron cambiar el destino de 7,502 hectáreas de tierras de uso común al área de asentamiento humano, por lo que crearon 1,195 solares. De éstos, los inversionistas meridanos recibieron 250 solares equivalentes a 1,529 hectáreas aproximadamente. Juanita Pech Canché, esposa de Cauich Miam, se apropió de 307.

En su sentencia, el magistrado Rivera Uribe ordena la restitución de esas 7,502 hectáreas al ejido. Las tierras cedidas a los inversionistas están cerca de la orilla de la carretera Mérida-Cancún. “Por eso digo que nos despojaron descaradamente”, afirma Sarabia Mendoza.

No solo eso, muchas de esa tierras de uso común, que se convirtieron ilegalmente en solares urbanos, eran antes parcelas asignadas a socios del ejido desde hacía años para realizar tareas agrícolas y éstos tenían los derechos de posesión y usufructo, entregados por la asamblea, como es mi caso, explica Sarabia Mendoza.

Relata que a principios de 2018 se presentó a su parcela, “de la que tengo la posesión desde hace años”, ubicada cerca de la carretera, un grupo de choque integrado por gente ajena a Seyé, pidiéndome a gritos, en forma muy agresiva y con machete en mano, que me saliera del lugar, porque no era mi tierra, y me presentaron títulos de propiedad a nombre de Vega Espinosa.

Yo cargaba ese día mi rifle de cacería y los logré detener, pero más tarde llegó una persona que se identificó como representante de los inversionistas de nombre Luis Franco (al parecer, Luis Fernando Franco Sosa, asociado de Ceballos Chávez y quien se benefició ilegalmente con 8.41 hectáreas del ejido, según la lista que publicamos el domingo).

Ésta persona le dijo a Sarabia Mendoza que estaba invadiendo una propiedad privada, pues ese terreno que reclamaba como suyo, se lo había cedido Cauich Miam a Vega Espinosa y que éste tenía un título de propiedad a su nombre, pero que podían negociar y llegar a un acuerdo.

“Le dije que no”, afirmó Sarabia.

“Después vino a verme el mismo Cauich Miam, quien me propuso cambiarme mi terreno por otro en el monte, casi por Cuzamá. Por supuesto que también le dije que no y le advertí que pelearía por mis derechos”.

Según Sarabia Mendoza, antes de la asamblea del 27 de diciembre de 2015, los vecinos de San Bernardino vieron en las noches cómo pasaban varios drones sobre los predios del ejido aledaños a la carretera, con el fin de generar mapas para la geoubicación de los terrenos.

Cuando se realizó la asamblea de diciembre, los inversionistas y los dirigentes ejidales ya se habían repartido todas las mejores tierras, afirma Sarabia.

(El domingo publicamos que de acuerdo con testimonios de ejidatarios inconformes, en esa asamblea no se mostró el plano de las asignaciones, de modo que nadie se enteró del despojo que se avecinaba).

Posteriormente, los inversionistas beneficiados registraron sus predios asignados en el Registro Público de la Propiedad.

Aunque Sarabia Mendoza y otros ejidatarios empezaron a pedir informes al ejido, en 2018, el entonces comisario José Francisco Burgos Pech, sucesor de Cauich Miam, se negó a hacerlo e incluso propició la suspensión de sus derechos a varios ejidatarios que lo cuestionaban.

Fue hasta el 24 de enero de 2019 cuando los inconformes, asesorados por la Procuraduría Agraria, presentaron una demanda en contra del núcleo agrario de Seyé y de Ceballos Chávez y Vega Espinosa, acusados de apoderarse de 618 hectáreas y pidieron la nulidad absoluta de esas dos asambleas.

La denuncia la atendió la magistrada del TUA, Lilia Isabel Ochoa Muñoz. Ésta llevó el juicio casi hasta el final, aunque no emitió la sentencia, porque intempestivamente la cambiaron al Tribunal Agrario de Mexicali, el 10 de enero de este año. En su lugar llegó el Dr. Rivera Uribe, quien finalmente emitió la resolución a favor de los campesinos el 22 de febrero (CONTINUARÁ).— HERNÁN CASARES CÁMARA