Central 9

Día del Niño: ¿De qué se trata la música en la infancia yucateca? Ser niño y niña en una orquesta

Cuando piensas en música para niños, ¿qué notas vienen a tu mente? Tal vez las de una ronda o de un tema de Francisco Gabilondo Soler, referente del repertorio infantil mexicano por sus numerosas composiciones vinculadas al personaje de “Cri Cri”. Otros títulos legendarios de estilos variados ya lograron vencer la barrera generacional.

Pero hay también piezas que, sin estar dirigidas en especial a los pequeños, representan las cualidades que reconocemos en la niñez: alegría, inocencia, entusiasmo, diversión...

Cecilia Guadalupe Virgilio Hernández y Luciana Rodríguez Espadas, integrantes de la Orquesta Típica Infantil y Juvenil “Alas y Raíces Yucatán”, tienen experiencia interpretando jarana, trova yucateca y música clásica, y entre estos géneros seleccionan para el Diario, en el marco del Día del Niño y de la Niña que se conmemora hoy, las composiciones que ellas identifican con el espíritu infantil.

Música con espíritu infantil

A Luciana, de 11 años y violinista de la orquesta que dirige el maestro Edgar David Tzab Pat, "Aires del Mayab" le recuerda que “los niños son muy alegres, siempre están sonriendo”.

Según indica, la letra de esta clave-jarana de Carlos Duarte Moreno con música de Pepe Domínguez dice en una parte: “Mestizas que bailan llenas de alborozo...” y esta imagen “me lleva a cuando yo estaba un poco más pequeña”.

Luciana Rodríguez Espadas, violinista de la orquesta que dirige el maestro Edgar David Tzab Pat. Foto de Cortesía

A su vez, "Nos gustan las jaranas", de Edgar David Tzab, “es muy divertida, me gusta mucho tocarla, me recuerda que de chicos siempre estamos jugando, divirtiéndonos”.

Del repertorio académico Luciana elige el Himno a la Alegría de Beethoven, una composición “muy linda”, y el Tema de “La danza de las brujas” de Niccolo Paganini, pieza “que me divierte mucho tocarla, es como si fuera dando saltitos”.

La música como inspiración para los niños

Como ejecutante de un instrumento, pero también como autora de canciones para las cuales se inspira “en momentos de la vida, recuerdos, cosas de la vida cotidiana”, Luciana dice que a los niños la música les “aporta alegría, te lleva a lugares maravillosos, te abre puertas; cuando hago música es un sentimiento muy lindo, lo disfruto muchísimo, y cuando veo a la gente que está aplaudiendo, cantando al ritmo de la música lo disfruto mucho más”.

Por esa razón invita a otros pequeños a acercarse a la música yucateca. “Conservar la tradición es algo muy importante, son nuestras raíces y es muy lindo conservarlas”.

Cecilia Guadalupe, de 13 años, es desde hace tres percusionista en la Típica Infantil y Juvenil, a la que se unió un año después de ingresar al Centro de Música “José Jacinto Cuevas”. Para ella, la esencia infantil se puede encontrar en la Marcha turca de Mozart, “una pieza muy alegre y divertida; me recuerda cuando juego pesca-pesca, a los niños corriendo”.

“Aunque es difícil de tocar, es divertida. Hay muchas versiones: en batería, contrabajo, piano, orquesta. Me parece entretenida”, afirma.

Cecilia Guadalupe Virgilio Hernández hace tres percusionista en la Típica Infantil y Juvenil. Foto de Cortesía

Del repertorio yucateco selecciona un tema que interpreta la Orquesta Típica Infantil y Juvenil: Ko’oten x-boox, de Cirilo Baqueiro Preve (Chan Cil), compuesta en maya y que “trata de una muchacha que prefiere ir a la fiesta de su pueblo que estar con su enamorado; es algo que a los niños nos gusta mucho: jugar, preferimos la diversión”.

“La música es muy movida y divertida, siempre que la tocamos en la orquesta nos ponemos a bailar”, revela.

Cecilia Guadalupe, quien también canta y toca el contrabajo y el ukelele, se declara asimismo aficionada al bossa nova y la música de Portugal y Brasil, que le parece “muy movida y bailable, tiene buen ritmo”.

Su interés en las percusiones lo descubrió cuando escuchaba música mientras viajaba en auto; “sentía las vibraciones en las bocinas y me encantaba”.

Con su hermana María une arte y ciencia en vídeos del canal C. en la Ciencia, en el que interpretan canciones sobre los aminoácidos esenciales, las células y la biodiversidad urbana, entre otros temas.

A los pequeños los invita a “que le den una oportunidad” a la música orquestal “porque es muy linda, es relajante y te puede ayudar a pensar”.

Del oído al corazón

Para el maestro Todor Ivanov, director de la Banda Sinfónica de Yucatán “Luis Luna Guarneros”, la manera de presentar las composiciones contribuye a atraer públicos a la música clásica.

“La música a través de uno de nuestros sentidos, el oído, llega hasta el corazón; dependiendo de la forma en que la presentamos es que se percibe”, dice.

Entre los ejemplos de composiciones clásicas creadas en especial para pequeños menciona a Pedro y el lobo, de Sergei Prokofiev, estrenada en 1936 en Moscú. Al asociar cada personaje con un instrumento, la obra sirve para acercar a los menores a la música clásica y enseñarles a reconocer los diferentes sonidos de una orquesta.

Por su parte, la Guía Orquestal para Jóvenes: Variaciones y fuga sobre un tema de Purcell, de Benjamin Britten, está compuesta “para que los niños disfruten la música y al mismo tiempo conozcan los instrumentos”, añade el maestro Ivanov, trombón principal de la Orquesta Sinfónica de Yucatán.

De igual manera, aunque no se creó con los niños en mente sino como pieza humorística para interpretarse en un concierto privado en Mardi Gras, El carnaval de los animales, de Camille Saint-Saëns, se suele tocar ante audiencias infantiles. “Todo está hecho para que se conozcan los instrumentos a través de un animal o personaje”, explica.

Compromiso de maestros promover el interés

El maestro Ivanov considera que la manera en que se presentan las obras académicas juega un papel en el interés que despiertan en las nuevas generaciones y también en los espectadores adultos, que a través de la música pueden adentrarse en las historias que evocan poemas sinfónicos como “Las aventuras de Till Eulenspiegels”, de Richard Strauss, y “Sherezada”, de Nikolai Rimsky-Korsakov.

“Hay mucha música que si se explica bien, incluso a niños, se entiende, porque casi detrás de cada nota hay una historia”, apunta.

Los programas orquestales dirigidos a niños acostumbran echar mano de la banda sonora de películas célebres y taquilleras, una opción que defiende el director de la Banda Sinfónica de Yucatán, que hoy sábado ofrecerá, a las 11 a.m., el concierto “Magia de la infancia” en el Teatro Peón Contreras.

La música cinematográfica es un género “muy nuevo comparado con la música clásica, porque el cine apenas tiene 100 años”, indica el maestro Ivanov. “El cine es un arte sincrético: hay teatro, artes visuales, música, y llevó tiempo que cada uno encontrara su lugar”.

Eventualmente los directores comprendieron la relevancia de la música en la narración de la historia. Alfred Hitchcock, por ejemplo, “a través del sonido hace el suspenso”, apunta Ivanov, quien agrega que “si escuchamos la música de ‘El Padrino’ (original de Nino Rota) todos sabemos la melodía; incluso, se reconoce la de algunas películas westerns”.

Destaca la obra en este campo de John Williams y Ennio Morricone, quienes dotaron de sus sonidos característicos a “La guerra de las galaxias”, “Tiburón”, “Supermán”, “Parque Jurásico” y las sagas de “Indiana Jones” y “Harry Potter”, en el caso del primero, y “El bueno, el malo y el feo”, “Cinema Paradiso”, “Los intocables” y “La misión”, el segundo.

“Últimamente hay muchos conciertos en los que se presentan sinfonías de ‘El Señor de los Anillos’, ‘Piratas del Caribe’... La orquesta sinfónica sigue siendo una parte muy grande en la historia del género”, subraya.

En el gusto infantil

Para “Magia de la infancia”, los instrumentistas de la Banda Sinfónica de Yucatán “escogimos (la música de) algunas de las películas que creemos son muy amadas por los niños”.

“En la pandemia vimos a niños encerrados en casa, no salían, no corrían, lo único que conocían era a través de una pantalla y, aunque la foto o el dibujo del mundo virtual están muy bien hechos, no es como verlos en original”, afirma el director.

“De allá surgió preparar un programa con música muy cercana a los niños y qué mejor que sus películas favoritas. Nosotros presentamos arreglos para banda sinfónica. Vamos a aprovechar para que los niños salgan de casa y entren a la sala de conciertos, que tengan un acercamiento a los instrumentos musicales”.

Más de