Alimentación

¿Cuánto pescado se consume en Yucatán?

Yucatán es el principal productor de ciertas especies marinas, como el mero, pero ¿cuánto pescado consumen los yucatecos? Reveladores resultados de reciente estudio
miércoles, 4 de mayo de 2022 · 06:10

Aunque Yucatán es el mayor productor nacional de especies como el mero, los yucatecos no se distinguen por ser de los principales consumidores  de los productos del mar, al menos no en comparación con los habitantes  de Noruega, Malasia o Portugal.

El consumo de pescado en Yucatán se da por temporadas, aunque cada vez es más común, sobre todo en Mérida, la capital yucateca,  que los platillos a base de productos del mar (pescados y mariscos) formen parte de las opciones para el desayuno.

Hasta finales de los noventa se tenía por tradición un día designado para el consumo de pescado, el viernes, aunque esa costumbre se fue perdiendo con los años y por razones económicas.

Consumo de pescado del yucateco

De acuerdo con el estudio Hábitos del Consumidor de Pescados y Mariscos en Yucatán 2021, elaborado por Seafood Business Solutions en colaboración con el Fondo de Defensa Ambiental  de México, en Mérida la mayoría de sus habitantes consumen productos del mar (el 92 por ciento), pero su consumo no es regular: más de la mitad de la población yucateca incluye estos alimentos en su dieta solo  1 o 2 veces al mes.

El reporte, de la autoría de Berenice García y Nadia Olivares, consultoras del Fondo de Defensa Ambiental de México, dice que el mexicano consume, en promedio, entre 13 y 14 kilos  de pescado al año, muy por debajo de los habitantes de los países  que consumen más pescado: Noruega, Malasia o Portugal (50 kilogramos per cápita al año).

Ese resultado, a pesar que México cuenta con una buena variedad de pescados y mariscos capturados en las costas nacionales.

Las especies marinas preferidas por los yucatecos

El estudio plantea que el 46 por ciento de los meridanos consumen productos del mar al menos una vez por semana, “lo que demuestra que la tradición yucateca de consumir pescados y mariscos los días viernes, aún es vigente".

Por si fuera poco, también se expone que los yucatecos tienen un gusto un tanto particular, pues las especies preferidas de consumo son: el atún, el camarón y el mero, pero cabe destacar que las dos primeras representan el 0.3% de la producción pesquera y acuícola del estado.

En otras palabras, eligen una especie que no se produce en Yucatán, en cuanto al atún; o de baja producción local, respecto al camarón, o, peor aún, en relación con el mero, cuya pesquería se encuentra deteriorada.

El precio del pescado, alto

Respecto al mero, hace apenas unos días, Roberto Sánchez González, presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servitur), también comentó que en las recientes vacaciones de Semana Santa el producto más caro fue el pescado, el kilo de mero estuvo por las nubes, a 350 pesos, inalcanzable para familias de escasos recursos económicos que llegaron al puerto para pasar un día de playa, aunque hubo otras especies de escama de menor precio.

Precio del pescado frito en Progreso vacaciones
Un cartel en Progreso con los precios promedio de pescado frito durante las vacaciones de Semana Santa (Gabino Tzec)

Entre los datos aportados en el estudio de Berenice García y Nadia Olivares se indica que en Yucatán se capturan hasta 140 especies marinas, siendo el estado con la mayor producción de pulpo, mero y langosta a nivel nacional.

En otras palabras, en México la actividad pesquera tiene un gran potencial para ayudar a garantizar la seguridad alimentaria, y el bienestar de miles de comunidades que viven de la pesca.

También el estudio Hábitos del Consumidor de Pescados y Mariscos en Yucatán 2021 destaca áreas de oportunidad para la producción y comercialización: trabajar en el consumo interno del estado, lo cual ayudaría a la reactivación económica local y regional; la posibilidad de trabajar en la oferta de productos que el consumidor pueda incluir en su dieta diaria sin comprometer su bolsillo, y  dar valor agregado a estos últimos le permitirá a los consumidores contar con una mayor variedad e incrementar su consumo.

Además, se plantea, ayudaría en la  promoción de especies locales como: la rubia, el canané o el chac chi, que son opciones poco conocidas por el grueso de la población meridana y tienen una gran flexibilidad para consumirlas en distintos platillos o presentaciones.        

Se elige lo más barato

Aunque también queda claro que el bajo consumo de productos del mar no solo es por los hábitos, sino también influye el precio, que puede ser una barrera en el consumo de pescados y mariscos.

Una de cada tres personas elige el producto por su precio, seleccionando los más económicos, pero también es muy importante el valor agregado de su presentación y la variedad con que se oferte: si éste es marinado, viene preparado, pelado, con un corte especial, cocido, etcétera”, se indica en el estudio.

El reporte hace énfasis en la importancia de que los consumidores estén al tanto de la normatividad, para saber cuándo demandar determinado producto, consumir aquellos que respeten las reglas y  atreverse a diversificar sus platillos de consumo.