Central 9

Despojo de terrenos en la costa de Yucatán: presentan huellas de una ''mafia''

Grandes predios adjudicados de manera dudosa
domingo, 12 de junio de 2022 · 02:41

Como parte del escandaloso fraude cometido con terrenos de la costa, la empresa Uredi, S.A. de C.V., con sede en Mérida, se apoderó de 19 valiosos predios, 17 de ellos en la playa de Dzilam Bravo, por medio de una operación realizada, al parecer, con actas de cabildo falsificadas y apropiación ilegal de terrenos nacionales.

Según una investigación de Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, los terrenos adjudicados a título gratuito a favor de esa compañía suman por lo menos 2,618 metros lineales de playa —todos localizados entre la costa y la carretera entre Santa Clara y Dzilam Bravo— y 565,028 metros cuadrados de fondo, con un valor comercial mínimo de 523 millones de pesos.

Como ya publicamos, los integrantes de la “mafia inmobiliaria de la costa” se habrían apoderado 10,594 metros lineales de playa en Dzilam Bravo y Celestún, a través de una estrategia dividida en dos partes, pero llevada al cabo simultáneamente en 2016: la Operación Dzemul y la Operación Celestún.

Dentro de la Operación Dzemul, esta “mafia”, de acuerdo con documentos del Registro Público de la Propiedad y del Comercio, entregó a Uredi gratuitamente, por medio de su apoderado legal y administrador único, Julio Presuel Moreno, los lotes catastrales marcados con los siguientes números: 4221, con 300 metros lineales de playa y 32,572 metros cuadrados de fondo; 4223, 481 metros de playa y 104,083 metros de fondo; 4224, 152 de playa y 3,964 de superficie total; 4226, 132 metros de playa y 29,972 de fondo; 4227, 32 de playa y 6,773 de superficie total.

También los lotes catastrales 4240, con 118 metros lineales de playa y 21,208 metros cuadrados de fondo; 4247, 36 metros de playa y 5,396 de terreno total; 4249, 229 metros de playa y 56,273 de fondo; 4250, 200 metros de playa y 45,031 de superficie total; 4251, 200 metros de playa y 47,015 de superficie total; 4252, 200 metros de playa y 50,450 de fondo; 4253, 200 de playa y 49,051 de terreno y 4254, 200 de playa y 44,867 de fondo.

Uredi también recibió supuestamente del Ayuntamiento de Dzilam Bravo a título gratuito el predio ubicado entre la costa y la calle 11.

Señales de una ''mafia'' en la costa yucateca

 

Entre otros predios de Dzilam Bravo, la “mafia inmobiliaria de la costa” entregó a la empresa Uredi, S.A. de C.V. uno marcado con el número 161, con 32 metros de playa y 1,241 de fondo y otro, en la calle 11, número 187, con 32 metros lineales de playa y 4,015 metros cuadrados de superficie total.

Además, el Ayuntamiento de ese puerto le cedió gratuitamente a Uredi el predio número 215, de la misma calle 11, con 20 metros de playa y 3,222 de fondo y otro terreno frente al mar, con 54 metros de playa y 2,419 de superficie total, en la calle 11, entre 36 y 38.

Igualmente esa empresa recibió el tablaje catastral 4225, con 10,082 metros cuadrados de superficie, ubicado entre la carretera costera Santa Clara-Dzilam y la ciénega, y uno más, localizado entre la calle 11 y la ciénega, con 47,383 metros cuadrados.

Los socios y operadores de Uredi, pertenecientes también a la “mafia de la costa”, se apoderaron de estos predios por medio de la supuesta falsificación del acta de la sesión ordinaria de cabildo del Ayuntamiento de Dzilam Bravo, número 74, presuntamente celebrada el 18 de diciembre de 2013.

En esa sesión, los regidores, “en forma unánime” acordaron desincorporar del patrimonio municipal varios predios “del fundo legal” del municipio, aunque, según muchos indicios, en realidad se trataba de terrenos nacionales.

En la sesión extraordinaria de Cabildo número 75, realizada al día siguiente, el 19 de diciembre de 2013, los regidores habrían aprobado la adjudicación gratuita de los predios.

Principales señalados

La entrega de otros terrenos a Uredi se habría aprobado en las sesiones de cabildo del 26 y el 27 de diciembre de ese año y en sesiones de otras fechas, que no fueron notificadas en la inscripción de los terrenos en el Registro Público de la Propiedad.

De acuerdo con los datos recabados, luego de este trámite, entre marzo de 2014 y agosto de 2015, el entonces presidente municipal de Dzilam Bravo, Pedro Castillo Reyes, y el secretario del Ayuntamiento, Martín Eric López Paredes, habían formalizado estas adjudicaciones ante dos escribanos públicos: Jorge Alberto Alamilla Castro, de Cenotillo, quien mediante escritura pública dio fe de la adjudicación de 10 predios; y Alberto Yadir de Jesús Córdova López, de Ucú, que dio fe de los nueve predios restantes.

Alamilla Castro ha sido señalado por participar en actividades relacionadas con el desvío de recursos públicos, durante la gestión de su esposa, Martha Leticia Núñez Polanco, como alcaldesa priista de Cenotillo en el periodo 2018-2021.

Destitución

Córdova López, quien dio fe de otras 38 adjudicaciones de predios incluidos en este gran fraude en la costa, fue destituido de su cargo por el gobierno del estado en enero de 2019, acusado de corrupción.

En ambos casos, estos escribanos expidieron sus escrituras sin precisar los linderos de cada lote entregado a Uredi. Por ejemplo, dicen que éstos colindan al Norte con el Golfo de México, al Sur con la calle 11 y al oriente y al poniente, “con terrenos no registrados y terrenos del fundo legal”, sin especificar.

El exalcalde Castillo Reyes, en entrevista con Central 9, afirma que él no firmó ni un acta de cabildo con la adjudicación de predios a favor de Uredi, “una empresa de la que nunca había oído hablar”, y asegura que las actas con las adjudicaciones, son falsas, tal y como lo demostró, dice, en una denuncia presentada ante la Fiscalía General del Estado, por falsificación de documentos oficiales. (Continuará).