Tráfico de tierras

Despojo de terrenos en la costa de Yucatán: de funcionarios priistas a dueños

Los directivos y operadores de la empresa Uredi, S.A. de C.V., principal beneficiaria de la adjudicación ilegal de terrenos en la costa, fueron funcionarios del gobierno de Rolando Zapata Bello en distintos momentos.
19/6/2022 · 06:00

Los directivos y operadores de la empresa Uredi, S.A. de C.V., principal beneficiaria de la adjudicación ilegal de terrenos en la costa de Dzilam Bravo y Celestún, fueron funcionarios del gobierno de Rolando Zapata Bello en distintos momentos.

De acuerdo con datos recabados por Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, Mario Xavier Peraza Ramírez, señalado como uno de los principales organizadores visibles de este megafraude, fue jefe de oficina en la Subsecretaría de Gobierno y Desarrollo Político entre 2012 y 2014, cuyo titular en ese entonces era Carlos Sobrino Argáez.

El 13 de octubre de 2015, el gobernador Zapata Bello lo nombró director del Catastro en el Instituto de Seguridad Jurídica y Patrimonial de Yucatán, siendo director de este organismo Rubén Segura Pérez.

Peraza Ramírez permaneció en ese puesto hasta el 22 de junio de 2016. El 24 de ese mes, el gobernador lo designó gerente de Recaudación de Cartera en la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Yucatán.

En esa época el director de la Junta era el mismo Sobrino Argáez, quien había dejado la Subsecretaría de Gobierno en abril de 2016.

Mario Xavier Peraza Ramírez, operador

En una conversación con el exalcalde de Dzilam Bravo, Pedro Castillo Reyes, grabada en un audio al que tuvo acceso Central 9, Peraza Ramírez reconoció que él fungió como “operador” de Uredi durante la transferencia ilegal de miles de metros lineales de playa de Dzilam Bravo y Celestún, a esa y a otras empresas.

Julio Presuel Moreno, apoderado legal de Uredi —representó a esa compañía en la escrituración de todos los terrenos que recibió ilegalmente de los ayuntamientos de esas dos poblaciones—, también trabajó en el gobierno anterior.

Fue jefe del Departamento de Supervisión y Administración de Obras de la Japay, en el mismo período en el que Peraza Ramírez laboró allí con Sobrino Argáez.

La esposa de Presuel Moreno, Guadalupe González Caamal, funge como comisaria de Uredi y fue directora de Administración y Finanzas de la Consejería Jurídica del gobierno anterior, cuando esa dependencia la dirigió Jorge Esquivel Millet.

Como hemos informado, Uredi recibió a título gratuito 2,618 metros lineales de playa en Dzilam Bravo y 1,870 en Celestún, pertenecientes supuestamente al fundo legal de esos municipios.

“Objetivos” de Uredi

La constitución legal de Uredi ocurrió el 11 de marzo de 2009, ante el notario Desiderio Caamal Pech. Entre los objetivos de la sociedad figuran la “realización de todo tipo de obras públicas o privadas relacionadas con la construcción en general, conservación, mantenimiento, reparación o demolición de inmuebles urbanos o rústicos y de calles, caminos y carreteras”.

También “la adquisición, enajenación, administración, arrendamiento, promoción, proyecto, diseño y fraccionamiento de todo tipo de bienes inmuebles”.

En el acta constitutiva aparecen como socios Pedro Rubén y Juan Carlos Calderón Vera, aunque en los hechos ellos no han manejado la sociedad.

La operación de la empresa ha recaído en Presuel Moreno, quien desde su fundación figura como apoderado legal, con amplísimas facultades.

Uredi firmó algunos contratos al final del gobierno de Ivonne Ortega Pacheco y otros al principio de la administración de Zapata Bello. Al parecer, el último contrato de obra pública que tuvo esta empresa fue en enero de 2013, con el Instituto para la Construcción y Conservación de Obra Pública en Yucatán.

El objetivo: realizar obras en el Parque Urbano para la Zona Metropolitana de Mérida, consistente en reforestación, construcción de andadores y ciclopistas, por un monto de $5.286,691.

Luego de esto, la empresa prácticamente dejó de trabajar hasta su aparición en el gran fraude de la costa.

Julio Presuel Moreno, personaje clave

Aparte de Peraza Ramírez, el otro personaje central de Uredi es Presuel Moreno. Éste estudió en la Facultad de Arquitectura de la Uady, donde llegó a ser consejero estudiantil en 1997.

En ese carácter, se afilió a la entonces llamada “Vieja Federación Estudiantil Universitaria”, que presidía David Elías García, y que recibía el apoyo del propio Presuel y de dos de sus amigos: Francisco Torres Rivas y Jorge Arjona Puerto, presidentes de las sociedades de alumnos de la facultades de Ingeniería y de Arquitectura, respectivamente.

Torres Rivas, actual presidente del PRI en el estado, fue titular de la Secretaría de Obras Públicas (SOP) con Ivonne Ortega y Arjona Puerto su sustituto, cuando aquel renunció para ser diputado.

En esa misma época, la consejera alumna de la Preparatoria Dos de la Uady era Guadalupe González Caamal, que luego se convirtió en esposa de Presuel y cuyo hermano, Carlos, presidió la “Vieja Feu” en 1995.

Esta persona, junto con Presuel Moreno, trabajaron como contratistas de obra en varios municipios en los primeros años de la década pasada.

Señalamientos de enriquecimiento inexplicable

Al inicio del gobierno de Ivonne Ortega, ésta nombró a Carlos González Caamal director de Administración y Finanzas de la Oficina de la Gobernadora, donde recibió serias acusaciones de enriquecimiento inexplicable.

En julio de 2010, Central 9 publicó varios reportajes según los cuales este funcionario, con un sueldo de $45,000 brutos mensuales, habría construido una mansión en las afueras de Ixil, con piscina, cancha de tenis, muebles y acabados de lujo y un Cadillac en la puerta.

Igual fungía como principal accionista del restaurante Todo Latino, en la colonia México, que poco después cerró sus puertas, en medio del escándalo.

Además de Uredi, Presuel Moreno formó el 8 de octubre de 2009 la empresa Grupo Thermoeléctrico Peninsular, que recibió algunos contratos de iluminación en la Secretaría de Obras Públicas, con Ortega Pacheco. (Continuará).— HERNÁN CASARES CÁMARA