Destacada

Despojo de terrenos en la costa de Yucatán: Uredi “somos nosotros”; diputado de la 4T

Grave revelación del diputado Mario Peraza
17/7/2022 · 05:30

Mario Peraza Ramírez, diputado federal por la coalición PVEM-Morena-PT, ha reconocido sus estrechos vínculos con Uredi, S.A. de C.V. , la empresa fantasma que se apropió ilegalmente de 3,365 metros lineales de playa en terrenos nacionales de Dzilam Bravo y Celestún, entre 2015 y 2016.

El legislador (ha manifestado su interés en obtener la candidatura de Morena al gobierno del estado) declaró en un vídeo grabado antes de darse a conocer este escándalo —conocido ahora como el mayor fraude inmobiliario de la historia de Yucatán— lo siguiente: “nosotros”, (refiriéndose a él mismo y a otras personas), “somos Uredi” y operamos la empresa “para poner en orden las cosas de varios cuates”.

El vídeo fue grabado, al parecer en forma encubierta, por el alcalde priista de Dzilam Bravo en el periodo 2012-2015, Pedro Castillo Reyes, durante una visita que éste le hizo a Peraza Ramírez en sus oficinas del norte de Mérida, a principios de 2017.

En su gestión, Castillo Reyes habría adjudicado a Uredi, a título gratuito, 19 predios de terrenos nacionales, mediante actas de cabildo que convertían esos terrenos, sin ningún sustento jurídico, en predios del fundo legal de Dzilam Bravo, en un grave y evidente despojo de bienes propiedad de la nación.

Gran fraude inmobiliario en Yucatán

En Dzilam Bravo, Uredi se apropió de 19 predios con 2,616 metros lineales de playa y en Celestún, en contubernio con el ex alcalde priista de ese lugar Leonel Rosado Mena, de otros 4 predios con 747 metros de playa.

La adjudicación gratuita a favor de Uredi es solo una parte del gran fraude inmobiliario perpetrado por la llamada “mafia inmobiliaria de la costa”, integrada, entre otras personas, por el propio Peraza Ramírez, director del Catastro entre de octubre de 2015 a junio de 2016.

Como ya publicamos, en entrevista con Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, Castillo Reyes negó rotundamente su responsabilidad en esas adjudicaciones. Son actas apócrifas, dijo, falsificadas en forma tan burda que se imprimieron en papel oficio, cuando yo lo hacía en tamaño carta.

El exalcalde presentó una denuncia por estos hechos, sin resultados aparentemente, y aunque él no participó en esa operación, muchos en Dzilam lo acusaron inicialmente de haber maquinado el fraude.

¿Quiénes son Uredi?

Preocupado por su situación personal y por saber quién usó desvergonzadamente su nombre y su cargo para apoderarse de los terrenos, Castillo Reyes preguntó a Peraza Ramírez en esa reunión: “¿quiénes son Uredi?”.

“Cabrón, búscale y te vas a llevar sorpresas”, respondió el hoy legislador. “¿Para qué chingados lo quieres saber?”

“¿Quiénes son?”, insistió Castillo Reyes.

“Uredi somos nosotros”, aceptó Peraza.

“Me imaginé que por allá era”, señaló el exalcalde, “porque no hay de otra manera”.

Luego Peraza precisó que la empresa “no es Mario Peraza, sino es la manera que se le dio para poner en orden las cosas de varios cuates, entre ellos los terrenos de Pedro Massa y de su hijo (vecinos de Dzilam Bravo), pero también Uredi es la que está donando a la Armada de México seis hectáreas en Celestún, es la que está donando al DIF nacional terrenos para la playa incluyente...”

Aunque Peraza no lo cuenta en la grabación, Central 9 ya publicó que además de él en la operación de Uredi participa, como representante legal de la empresa con amplios poderes, Julio Presuel Moreno, subalterno de Peraza Ramírez en la JAPAY, cuando éste ocupó la Gerencia de Recuperación de Cartera en 2017, siendo director de ese organismo Carlos Sobrino Argáez.

Mario Peraza también trabajó bajo las órdenes de esta persona en la Subsecretaría de Gobierno, al inicio de la gestión de Rolando Zapata.

Por su parte, la esposa de Presuel Moreno, Guadalupe González Caamal, es la comisaria de Uredi desde su fundación y de 2016 a 2018 fue directora de Administración y Finanzas de la Consejería Jurídica del gobierno anterior, bajo las órdenes de Carlos Pavón Flores.

Una empresa a medias 

En su afán de impresionar y confundir a Castillo Reyes, Peraza Ramírez le dijo en la grabación que Uredi existe, “es la empresa que construyó la iluminación de la carretera Mérida-Progreso y el muelle de contención de Sisal. No es una empresa fantasma, existe”, dijo, aunque esto es una verdad a medias.

Fundada el 11 de marzo de 2009, esta compañía se dedicó varios años a la obra pública con Ivonne Ortega Pacheco (IOP) y al principio de la gestión de Zapata Bello. El último contrato de obra pública que firmó fue en enero de 2013, con el Inccopy. Luego de esto, la empresa prácticamente dejó de trabajar, hasta su aparición como protagonista principal en el mayúsculo fraude en la costa.

Oscuro papel

Llama la atención la referencia orgullosa de Peraza Ramírez sobre la participación de Uredi en la iluminación de la carretera a Progreso, realizada en 2011, en el gobierno de IOP, porque este dato confirma cuán tan viejos son los antecedentes de corrupción de los operadores de esa empresa.

Datos recopilados por Central 9 muestran que esa obra no la hizo Uredi, como dijo Mario Peraza, aunque Presuel Moreno jugó un oscuro papel.

La obra fue adjudicada a Ingeniería Hidraúlica del Caribe, por $79.061,712, pero en su momento, especialistas en instalaciones eléctricas estimaron el costo verdadero en $45.839,778.( Continuará).