Salud

Rinitis, asma y dermatitis, enfermedades ''comunes'' en Yucatán, ¿causadas por ácaros?

El especialista en inmunología clínica y alergia Manuel Baeza Bacab destaca la importancia de identificar una alergia de una enfermedad alérgica.
martes, 19 de julio de 2022 · 05:00

El alérgeno más frecuente a nivel mundial es el ácaro del polvo, que para estar presente en el ambiente necesita dos factores: calor y humedad, algo que predomina en el territorio yucateco y causa numerosos cuadros alérgicos, siendo los más prevalentes la rinitis, el asma y la dermatitis atópica.

Así lo manifiesta el especialista en inmunología clínica y alergia Manuel Baeza Bacab, quien brinda un panorama de las principales enfermedades de causa alérgica que predominan en el estado, en el marco del Día Mundial de la Alergia, que se conmemoró el 8 de julio.

El especialista destaca la importancia de diferenciar qué es la alergia y cuáles son las enfermedades alérgicas, dos cosas diferentes que la población ve erróneamente como una sola.

La rinitis: cuándo es alergia y cuándo una enfermedad

Baeza Bacab explica que, por ejemplo, en el caso de la rinitis se pueden tener síntomas como estornudos, comezón y secreción nasal clara. Además, hay ocasiones en las que se presentan enrojecimiento de los ojos, ardor y lagrimeo; a la presencia de los síntomas oculares se le llama rinoconjuntivitis.

Detalla que hay varias causas de ese padecimiento, y una de estas es la alergia, de modo que cuando la rinitis es ocasionada por una respuesta alérgica, se dice que se trata de rinitis alérgica.

“La causa más común de las molestias nasales de la rinitis son los cambios climáticos, por eso muchas personas suelen decir ‘mi nariz puede predecir cuándo va a llover’, pues comienzan los síntomas, y dan por sentado que es una alergia, pero la alergia es solo una de las causas posibles”, señala.

Causa de las alergias  Síntomas Remedios contra alergias

En el caso del asma se presenta con dificultad para respirar, tos, sensación de tener el pecho apretado, silbidos o sibilancia, que las personas también suelen llamar asesido y que de igual manera es una enfermedad que puede ser ocasionada por una reacción alérgica.

Lo mismo sucede con la dermatitis atópica, que se presenta como lesiones en la piel, predominantemente en los pliegues. Es más frecuente en los niños en etapas escolar y preescolar, pero también puede presentarse en adolescentes y adultos, en los pliegues de los codos, las rodillas, los párpados, debajo de las orejas y el cuello.

Esta es una enfermedad multifactorial causada por alergia y puede ser elevada por la tensión emocional. Un tiempo se le llamó neuro-dermatitis, de manera que la tensión emocional empeora el problema.

¿Qué tienen en común la rinitis, arma y dermatitis?

El médico señala que estos tres padecimientos tienen un componente genético, no son enfermedades que se adquieren, sino que se nace con la capacidad de padecerlas, es decir, hay un componente genético que puede expresarse, una carga genética que es capaz de desarrollar el padecimiento en cuestión.

Por otro lado, hay un grupo de genes que tiene la capacidad de producir una respuesta alérgica, de tal modo que cuando se heredan los genes de la enfermedad y de la causa, ocurre la alergia.

“Si una persona solo heredó los genes de la enfermedad, es posible que tenga, por ejemplo, rinitis sin alergia, y si heredó también el componente genético puede producirse la rinitis alérgica”, menciona.

Generar anticuerpos contra las alergias

Para explicar esto, apunta que cuando el asma se presenta hay hiperreactividad bronquial, los músculos de los bronquios se descontraen y se desarrolla un proceso inflamatorio, y la reacción alérgica es la capacidad de reconocer a través de un anticuerpo —llamado inmunoglobulina E (IgE)— cuando se pega a las células de los organismos —que se llaman mastocitos— y reconocen a esas sustancias extrañas —alérgenos—, por lo que la célula se rompe y libera sustancias químicas que producen la reacción alérgica, lo cual hace que la histamina se libere y dé lugar a que se sinteticen nuevos productos como prostaglandinas y leucotrienos.

Baeza Bacab señala que por ello los medicamentos que se dan para la alergia son llamados antihistamínicos, porque tratan de combatir los efectos de la histamina, y sirven para controlar las molestias tales como estornudo, comezón, en el caso de la rinitis alérgica; y en el caso del asma se usan los broncodilatadores de acción rápida, siendo el salbutamol uno de los más conocidos.

El especialista indica que hay otras enfermedades que pueden tener un componente alérgico como las ronchas, aunque frecuentemente son otras sus causas, como las infecciones respiratorias virales, los efectos secundarios de medicamentos.

Otra causa común de la aparición de ronchas son los alimentos, no por alergia, sino por su contenido de colorantes y conservadores.

¿Los ácaros pueden causar enfermedades?

El doctor Baeza Bacab enfatiza que en la población yucateca se han identificado la rinitis, el asma y la dermatitis atópica como las enfermedades alérgicas más frecuentes en la población y, con cierta regularidad, las ronchas, que en ocasiones ocurren por brotes.

Puntualiza que el asma es la causa más frecuente en la región sureste del país, sobre todo en los niños, pues se junta el componente genético y el ambiental, ya que hay un ambiente propicio para desarrollar alérgenos —proteínas que producen la respuesta alérgica—.

El alérgeno más frecuente a nivel mundial es el ácaro del polvo, “Dermatophagoides pteronyssinus”, pues aunque hay otros tipos, ese es el número uno a nivel mundial, y para que se presente en el ambiente se necesitan calor y humedad.

Este pequeño animalito, precisa el especialista, crece en el interior de las casas y se alimenta de la piel que descaman las personas.

“El lugar donde más pasan tiempo los niños y los adultos es la cama o la hamaca, por lo que se pueden encontrar ahí, y en todo sitio donde haya personas, como la oficina, la escuela, el coche, el autobús, el supermercado, la iglesia, el cine, etcétera”, explica el médico.

Las personas alérgicas pueden reaccionar a los ácaros y padecer enfermedades como las ya descritas.

Afirma que no hay forma de eliminar los ácaros, aunque se fumigue seguirán, y así es en todas partes del mundo. Al no poder eliminar los ácaros, lo que queda es identificar la causa de las enfermedades alérgicas a través de pruebas.

Los resultados inciden en el tratamiento que los pacientes reciben.

Las pruebas que se hacen en la piel, llamadas epicutáneas, son las más efectivas, y hay otras que se pueden hacer en sangre.

Si se observa que la alergia es por ácaros, el paciente recibe vacunas para la alergia, cuyo nombre es inmunoterapia con alérgenos, un tratamiento específico para la respuesta a la alergia con el que se crean distintos tipos de anticuerpos, una terapia larga que dura hasta 3 años, y puede ser por vía sublingual, o inyectado, vía subcutánea.

El tratamiento para la causa es la vacuna, pero también se dan medicamentos dirigidos a los síntomas.

Respecto a las cifras de prevalencia de las principales enfermedades alérgicas que afectan a la población, precisa que en el caso del asma, a nivel nacional, es de entre el 8% y 10% de la población escolar, pues en los niños abunda, pero en Yucatán, según varios estudios, la prevalencia es del 12%.

La rinitis es la de mayor prevalencia, pues se puede encontrar en 30% de la población, mientras que la dermatitis atópica afecta a alrededor del 5%.