Tráfico de tierras

Mafia inmobiliaria: diputado de la 4T reconoce participar en fraude de despojo en terrenos costeros

Este despojo es distinto al que hemos estado publicando en el Diario en los últimos días, respecto a la adjudicación gratuita de terrenos nacionales a favor de la empresa Uredi.
domingo, 24 de julio de 2022 · 06:00

A principios de 2017, antes de que se conociera su responsabilidad en el escandaloso fraude inmobiliario en la costa, el diputado federal Mario Peraza Ramírez reconoció, en una grabación subrepticia, haber participado directamente, como responsable del Catastro del Estado, en el despojo de otros 1,424 metros lineales de playa de terrenos nacionales, realizado en Dzilam Bravo, por el exalcalde priista Julio Abraham Villanueva Rivero.

Este despojo es distinto al que hemos estado publicando en el Diario en los últimos días, respecto a la adjudicación gratuita de terrenos nacionales a favor de la empresa Uredi.

En esa grabación —la misma en la que Peraza Ramírez reconoció abiertamente que Uredi “somos nosotros”, como publicamos la semana pasada—, el diputado por la coalición PVEM-Morena-PT admitió, además, que los terrenos cedidos a Uredi y a otras empresas fue una operación realizada por el propio Villanueva Rivero (después se sabría que esto lo hizo también en contubernio con Peraza Ramírez) y no por el antecesor de éste, Pedro Castillo Reyes, como perversamente hicieron creer estas personas.

Como ya informamos, el vídeo fue grabado, al parecer en forma encubierta, por Castillo Reyes, durante una visita que éste le hizo a Peraza Ramírez en sus oficinas del norte de Mérida, a principios de 2017.

En el vídeo, Peraza Ramírez confesó frente a su interlocutor su activa participación, siendo director del Catastro del Insejupy, en la operación en la cual el alcalde Villanueva Rivero (2015-2028), apodado “El Triki”, y los integrantes de su Cabildo, se apoderaron impunemente de cientos de metros lineales de playa de terrenos nacionales de ese puerto, incluyendo una vasta extensión de la Reserva Estatal de Dzilam Bravo.

Lo hicieron mediante actas de Cabildo firmadas por todos los regidores, en las que se establecía, sin ningún fundamento jurídico, que esos terrenos nacionales no lo eran, sino pertenecían al fundo legal del puerto y, por lo tanto, susceptibles de enajenación por las autoridades municipales.

Este es otro mayúsculo fraude, cuyos detalles daremos a conocer en próximas entregas, es, como ya dijimos, diferente a la estafa cometida en el mismo puerto, perpetrada entre 2015 y 2016, mediante la falsificación de actas de cabildo del ayuntamiento 2012-2015, presidido por Castillo Reyes, sin que éste lo supiese.

Ecos “del bistec de Triki”

Con falsificaciones, realizadas al parecer por el exalcalde priista de Dzilam Bravo Julio Abraham Villanueva Rivero, el diputado federal Mario Peraza Ramírez y otras personas aún no identificadas plenamente, ¡35 terrenos nacionales! se convirtieron en predios del fundo legal que luego fueron adjudicados a título gratuito a empresas fantasmas.

De esta cantidad, 19 terrenos pasaron a manos de la empresa Uredi, vinculada a Peraza, y el resto a otras tres empresas, como daremos a conocer próximamente.

Además del despojo de estos 35 predios, Villanueva Rivero, desde su posición de alcalde de Dzilam Bravo, celebró legalmente sesiones de Cabildo para convertir otros 16 terrenos nacionales (1,424 metros lineales de playa, aproximadamente) en predios del fundo legal del municipio —en una grabación Peraza Ramírez lo llama “el bistec de Triki”— y con la firma de todos los regidores los adjudicó gratuitamente a empresas vinculadas a él mismo y a otras personas allegadas a Peraza Ramírez.

Estas adjudicaciones gratuitas se aprobaron, de acuerdo con información oficial en poder de Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, en las sesiones de Cabildo celebradas en las siguientes fechas: 18 de febrero, 8 y 9 de marzo y 18 y 19 de mayo de 2016.

En la grabación se escucha a Peraza Ramírez decirle a Castillo Reyes: “(...) son los terrenos que yo hice con Triki. Lo vi, se sesionó, firmaron el secretario, el presidente. Yo estuve en la sesiones”.

“¿Carmita (Juanita Carmita Trejo May, la entonces secretaria del Ayuntamiento) está dentro de esto?”, preguntó incrédulo Castillo Reyes. “Me imagino también que el tesorero (Gabriel Antonio Bacelis González), está dentro de esta madre”.

¡Todos están adentro, pero se hacen pendejos!”, respondió Peraza Ramírez. “Es muy fácil echarle la culpa al que no está. El tesorero está adentro, en el sentido de que yo le pedí por favor que me cobrara los prediales que Triki no me quería cobrar, porque la primera vez, en terrenos de las torres eólicas, yo vi que le cobren el predial”.

Llama la atención el desparpajo en las declaraciones de Peraza Ramírez, ya que demostrarían que no obstante su responsabilidad como director del Catastro del Insejupy (ocupó ese puesto de octubre de 2015 a junio de 2016), participó activamente en la operación en la cual el ayuntamiento de Dzilam Bravo se apoderó ilegalmente de 16 predios propiedad de la nación.

En la misma grabación, Peraza Ramírez confirma que “por sus servicios prestados” en esta maniobra, Villanueva Rivero le “regaló” dos de los terrenos que la comuna de Dzilam le había adjudicado a Uredi (lo que demostraría que este exalcalde está directamente involucrado en la falsificación de las actas de cabildo, atribuidas a la administración anterior).

Se trata de los terrenos marcados con los números 161 y 215 de la calle 11 de Dzilam Bravo que, como ya publicamos, fueron vendidos a precio de ganga al tabasqueño Germán Parra Saavedra y a su esposa Mirna Arellano Zárate.

El predio 215 es el terreno nacional en posesión de Gregorio Córdova Martín desde antes de 1988, donde construyó una cabaña de madera, que Parra Saavedra mandó a destruir para apoderarse del terreno, con 20 metros de playa, como informamos.

“Te voy a ser honesto”, dijo Peraza a Castillo Reyes. “A mí ese terreno y el de la cabaña me los dieron en pago por todo lo que se hizo...”

“¿Cómo que en pago?”

En pago por mi chamba. A mí El Trikis me dio esos dos terrenos en pago. Trikis me los regala por haber brindado mis servicios, por haber ayudado (...)” en la apropiación de los 16 terrenos nacionales.

“Me dice (El Triki): hay esto, agárralos para ti. Eso ya está hecho, me entiendes?” (Continuará...)