Patrimonio de Yucatán

El patrimonio de Yucatán, tesoro en riesgo: ¿cómo preservarlo?

El rescate y la preservación del patrimonio de Yucatán está en riesgo ante el avance de una mal entendida "modernidad". Integrantes de la Asociación Yucateca de Especialistas en Restauración y Conservación del Patrimonio Edificado ofrecen cinco recomendaciones para evitar su pérdida
lunes, 1 de agosto de 2022 · 08:00

Un muro de apatía, desinterés, indolencia e incluso de ignorancia impiden reconocer el auténtico valor que encierra el patrimonio cultural, histórico y arquitectónico de Yucatán.

A 13 años de su fundación, la Asociación Yucateca de Especialistas en Restauración y Conservación del Patrimonio Edificado (Ayerac), más allá de vinculaciones partidistas o económicas, se erige en la voz crítica de la sociedad civil para preservar esos tesoros tangibles e intangibles, legado de futuras generaciones. 

La agrupación, que se constituyó el 10 de julio de 2009, ahora bajo la dirección del museógrafo Jorge Jiménez Ricalde busca más acciones a favor de la divulgación, conocimiento y rescate del acervo cultural, arquitectónico y social que conformar el legado de las actuales y futuras generaciones. 

La Ayerac y su compromiso con el patrimonio

Con el apoyo de 15 especialistas en arquitectura, arqueología, ingeniería y museografía, la Ayerac reitera su compromiso para resguardar, defender y cuidar los monumentos, edificaciones y/o piezas que son parte de la heredad yucateca.

El museógrafo Jiménez Ricalde, el arqueólogo Luis Pantoja Díaz y el ingeniero Magdiel Cen Chab, directivos de la asociación, con el apoyo de los expresidentes arquitecto Luis Ojeda Godoy, y arqueólogos Limbergh Herrera Balam y Bárbara Escamilla Ojeda hacen un breve recuento de algunos de los logros de la asociación.

Además, ofrecen cinco recomendaciones para mejorar, rescatar o revalorar el patrimonio de Yucatán, las evidencias y riquezas culturales ante el riesgo de la destrucción, modificación o pérdida ante una mal entendida modernización de los espacios históricos y urbanos de la entidad.

Logotipo de la Ayerac, que reúne la silueta de tres elementos arquitectónicos: el arco de Labná, el Monumento a la Patria y la portada de la Casa de Montejo.- Foto de la Ayerac

Pioneros en la defensa y rescate patrimonial

La Ayerac es uno de los primeros organismos, indicaron, que en conjunto con la representación del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos) Yucatán, emitieron un documento para señalar los inconvenientes en la construcción del "Paso deprimido" en 2011 en la prolongación de Paseo de Montejo.

"En su momento, al igual que lo hizo Icomos, se precisó el conjunto de problemas urbanos y de afectaciones a lo que se consideró hace 11 años una zona de patrimonio cultural del municipio de Mérida", recuerdan. 

Otras acciones que destacan son la recomendación y seguimiento a la propuesta para la Declaratoria del Cementerio General de Mérida como una Zona de Patrimonio Cultural del Municipio, al igual que el diseño y el plan para los recorridos guiados por este sitio que realiza el Ayuntamiento de la ciudad. 

"La restauración del Leguario, que se ubica en Caucel y forma parte del conjunto del camino histórico entre Mérida y el puerto de Sisal; la recuperación en coordinación con el INAH de una pieza de artillería o cañón que se halló semihundido en la playa en Sisal son otras aportaciones", agregan.

Y también, apuntan, la Ayerac integró e impulsa un pequeño museo en la casona del Cementerio General de Mérida donde se llevan al cabo exposiciones y tiene su sede, como resultado del comodato con el Ayuntamiento de Mérida para el uso del edificio.

Los recorridos guiados por el Cementerio General y la Declaratoria de este conjunto como una Zona de Patrimonio Cultural de Mérida son propuestas reales de la Ayerac.- Foto de la Ayerac

Conservación e identidad cultural

La conservación de los componentes del patrimonio cultural como referentes de identidad ante los proyectos de infraestructura e inversión que hay actualmente en Yucatán, es una de las primeras observaciones que hacen los integrantes de la Ayerac.  

"Está latente el riesgo de pérdida, destrucción o afectación de diversos componentes y elementos del patrimonio cultural (arqueológicos, históricos y del siglo XX) que se ubican en sitios o contextos en donde se llevan al cabo proyectos de infraestructura, como el caso del Tren Maya", destacan.

Para los dirigentes de la asociación, la mega obra insignia del actual gobierno federal, pero también los desarrollos inmobiliarios y de equipamiento de particulares y/o dependencias de los tres niveles de gobierno representan un peligro para el acervo integral de Yucatán.

"La Ayerac considera fundamental la conservación de elementos como las construcciones de todo tipo de evidencia culturar e histórica, testigos de generaciones pretéritas, como los vestigios prehispánicos, las haciendas henequeneras, estancias ganaderas, estaciones de ferrocarril, pozos públicos, leguarios y mojoneras que están en el abandono", añadieron.

Ante ello, recomiendan además de citar los precedentes históricos de cada sitio, fomentar la identidad y referencia de los habitantes, que, por ejemplo en Mérida, dieron paso a nuevos desarrollos inmobiliarios que en su proceso de construcción con frecuencia no conservan árboles o elementos edificados que existieron antes del "crecimiento" de la ciudad.

La destrucción o afectación de elementos del patrimonio cultural,como los arqueológicos, se presentan en proyectos como el Tren Maya.- Foto del Diario

Acciones para destacar tesoros de Yucatán

Conocer y reconocer la riqueza de Yucatán en materia de patrimonio cultural, para concretar acciones y destinar recursos para su conservación es otro de los señalamientos que marcan los expertos del organismo civil yucateco. 

"Si bien en lo cotidiano hay un extenso conjunto de bienes culturales, falta que en muchos municipios las autoridades efectúen un correcto trabajo para impulsar y concretar acciones que permitan identificar, registrar, reconocer y con ello conocer de forma plena la diversidad de elementos para impulsar su valor y correcta conservación", opina el museógrafo Jorge Jiménez.

Con ese punto de partida, proponen diseñar y disponer de las herramientas legales y los recursos necesarios para aprovechar esos tesoros en hechos vinculados con el desarrollo económico y la calidad de vida de las comunidades. 

"Por ejemplo, hace más de una década, Izamal y Valladolid tienen del INAH la propuesta para la Declaratoria de Zonas de Monumentos Históricos, que ayudaría a la adecuada conservación de esas ciudades y sus alrededores, de ahí la importancia para que las autoridades y actores locales concreten ese plan", enfatizaron.

También mencionan los casos de comunidades con grandes riquezas arquitectónicas, históricas y culturales como Yaxcabá, Tekax, Sotuta, Peto y otras más que tienen un número importante de edificaciones de valor en espera de hechos correctos para su preservación. 

Izamal tiene del INAH la propuesta para la Declaratoria de Zonas de Monumentos Históricos, que ayudaría a la adecuada conservación de la ciudad.- Foto Diario de Yucatán

Identificación del sitio patrimonial

Identificar y entender los valores de cada espacio o lugar, considerando que la autenticidad y originalidad son principios fundamentales para la conservación de un sitio o de una edificación, o de un conjunto de obras es otra de las propuestas de los integrantes de la Ayerac. 

"Es importante que las autoridades, funcionarios, inversionistas y ciudadanos en general tengan claro el hecho de que modificar un entorno o las características de una edificación, llevan a la pérdida de componentes que definen la identidad de un elemento o lugar", subraya el presidente del organismo.

Así, por ejemplo, ilustran los entrevistados, alterar un entorno para dar paso a una "escenografía" que pretenda referir otra geografía o lugar ajeno al sitio en el cual se encuentra, como sucede con algunos parques temáticos o con diversas haciendas, lleva a la pérdida de valores naturales, sociales y culturales. 

"Un caso muy claro es Valladolid, donde en años recientes se incorporaron molduras, cornisas y demás 'ornamentos' a edificios que correspondían a etapa previas, es decir, construcciones de tipología colonial que se modifican para propiciar una 'imagen' del 'porfiriato'", expone el arquitecto Ojeda Godoy.

Otro conjunto de valores, precisan los especialistas, se define a partir de la altura y escala de las edificaciones de un contexto, por lo que permitir, por ejemplo, la incorporación de inmuebles que los modifiquen afecta las características del sitio e incide en temas como áreas de estacionamiento, saturación del espacios públicos y suministro de agua y energía eléctrica.

 Incorporar molduras, cornisas y otros "ornamentos" a edificios de la etapa colonial lleva a la pérdida de la autenticidad del patrimonio.- Foto de la Ayerac

Intervención de expertos en el rescate del patrimonio 

La participación de especialistas en todos los proyectos y acciones de conservación y restauración del patrimonio cultural es otra sugerencia que hace la Ayerac, ya que afirman que es fundamental porque no es igual restaurar a remodelar. 

"Con frecuencia, voces críticas señalan tiempos extensos de 'tramitología' en diversas dependencias, como en el caso del INAH, lo que juzgan que en la mayoría de los casos es resultado del desconocimiento del promotor o desarrollador de un proyecto a la normativa vigente, así como de conceptos básicos para el desarrollo de una obra en un contexto histórico, lo que propicia el rechazo a la propuesta arquitectónica", explica el arquitecto Ojeda Godoy.

El desconocimiento en cuanto al tipo de construcción de cada época presente en un sitio, de los materiales y técnicas constructivas, y de los criterios correctos para la conservación de un edificio patrimonial inciden en el éxito o la aprobación de un proyecto ejecutivo, reitera. 

"En Mérida y en Valladolid es posible observar intervenciones arquitectónicas en las que se incorporaron materiales como talavera en referencia a un elemento 'colonial' que en la región no existió, o bien, 'liberar' de acabados los muros de mampostería, dejando expuesta la piedra, lo que lleva a un mayor riesgo de deterioro". 

De ahí, puntualiza el arquitecto Ojeda Godoy, la importancia de promover y contar con asesoría especializada, y de una cultura a favor del correcto uso de los materiales y del conocimiento de los valores de cada época presentes en un edificio patrimonial.

Murales y elementos de publicidad en edificios patrimoniales contravienen la normativa vigente para la conservación del patrimonio arquitectónico.- Foto de la Ayerac

El papel de la sociedad en la conservación del patrimonio

El último punto que recomiendan los directivos de la asociación yucateca se refiere al trabajo colectivo como sociedad, indispensable para revalorar, rescatar y conservar los componentes del patrimonio edificado en Yucatán

"Es importante como sociedad tener plena conciencia de que la pérdida de los elementos arquitectónicos y urbanos que permiten identificar la historia y evolución de una ciudad, llevan a la desaparición de la identidad como comunidad", recuerda el presidente de la Ayerac. 

También el modelo de crecimiento de una urbe, subraya, determina el futuro de su patrimonio, como se puede apreciar en Mérida y los desarrollos inmobiliarios que propiciaron la "incorporación" –quizá no siempre deseada– de comunidades que han visto modificar su entrono de forma abrupta.

"Hay casos muy claros de las transformaciones en el patrimonio histórico y cultural en algunas comisarías meridanas, como en Caucel, Cholul, Temozón entre otras, lo que ocasiona un cambio radical en la forma de vida de los habitantes de las comunidades originarias", concluye el museógrafo Jiménez Ricalde. 

Te puede interesar: Cuidar el patrimonio