¡Como si fuera ayer!

Escrito en DEPORTES el
  Miguel Salcedo y la memorable coronación de los Venados de Yucatán hace veinte años [gallery ids="284538,284535,284537,284536,284539,284534"] “Los Venados, ¡campeones!”, tituló el Diario en su edición del 21 de enero de 1998. Dos décadas se fueron volando. Como un suspiro. Ayer se cumplieron veinte años de la primera coronación de los Venados en el balompié profesional. Fue en un pletórico Estadio Olímpico “Carlos Iturralde Rivero” donde, el 20 de diciembre de 1998, los astados, entoces propiedad de don Efraín Lugo Ricalde (fallecido), recibieron el trofeo de monarcas del Torneo de Invierno de la Primera División A. Una locura disfrutada por todo Yucatán, especialmente por los más de 20 mil espectadores que acudieron al duelo y que explotaron cuando un jugador de casa, Miguel Salcedo (a pase de Porfirio Jiménez), sacudió las redes de Chivas Tijuana para el solitario tanto. “Parece que es mucho tiempo, pero no es nada”, relata Salcedo González, entre nostálgicos recuerdos de aquella tarde de domingo (rareza para un partido de fútbol profesional en Mérida). Una hazaña enorme para los Venados de Enrique López Zarza que queda para la historia del deporte yucateco. “Para mí, para todos los jugadores, que seguimos conectados en redes sociales o por teléfono, es algo que recordamos siempre”. Uno de los recuerdos para el delantero yucateco fue que su esposa, Verónica Adriana Macías Cruz, estaba en la recta final de su embarazo. “Pero fue a apoyarme, la llevaron mis suegros. Y fíjate que es otra cosa que me llena de nostalgia grande. Mis suegros y mi madre estuvieron hace veinte años y... ahora ya no están. Uno entonces piensa y se pregunta: ¿Cómo son las cosas? ¿Por qué el tiempo y la vida son así? Nos damos cuenta que no podemos estar todo el tiempo que quisiéramos... No podemos”. Un recuerdo afectuoso le viene por su madre, María del Carmen González Novelo y a sus suegros, Fernando Macías y Ana María Cruz Huerta, “por estar en ese gran momento. Mi padre no estuvo, y quizá eso igual te da nostalgia porque era un gran momento para mí. Pero así es la vida. Y gracias a Dios lo disfrutamos. Ahora puedo recordar el bonito momento estando juntos. Y, luego, el 2 de enero nació mi hijo Cristian Miguel y ahora podemos platicar del mismo tema. Y de verdad... Parece que hubiera sido ayer: Los Venados, campeones”.— Gaspar Silveira  

Temas

C9