Berchelt cumple en casa

El “Alacrán” vence a Maxwell Awuku en tres asaltos

Escrito en DEPORTES el
Decía Jimmy Lennon Jr. a la salida de la Arena Oasis, con su particular español: “Moouy buen campeón”. En la alfombra roja que montaron para el paso de las estrellas que fueron a ver a Miguel Berchelt, sin duda el campeón superpluma del Consejo Mundial de Boxeo estuvo a la vista de todos. Dio el “Alacrán”, en menos de ocho minutos, una buena demostración ante un peleador considerado un enigma. Y que, pese a la duración de la pelea, no fue un flan. Maxwell Awuku llegó de Ghana como desafiante inesperado del rey de las 130 libras. Antes de aceptar su derrota por nócaut en el tercer asalto le hizo ver a Berchelt lo que muchos expertos, varios publicados en el Diario, recomendaban al campeón: Nada de confianza. Awuku sacudió al menos un par de veces al nativo de Cancún, pero el héroe de la Supermanzama 93 le mostró a todos en la arena y a los que le siguieron de diversas formas que va para grande. Como dijo Lennon Jr.: “Muy buen campeón”, antes de subirse al impresionante Ferrari rojo del promotor Pepe Gómez. Berchelt mientras tanto seguía tomándose fotos, firmando autógrafos, disfrutando una victoria que selló en grande el compromiso de venir a casa siendo campeón y defender su diadema. Bajando del ring, en medio de vítores y música festiva, los dos hombres que dirigen su carrera, Mario Abraham Xacur, su apoderado desde Max Boxing, el que creyó en él cuando era adolescente, y Fernando Beltrán, de Zanfer Promociones, se quedaron mirándose cuando les preguntamos qué sigue: “Lo más factible es que nos vayamos a la pelea mandatoria ante Micky Román”. Beltrán dijo al Diario que “después de verlo hoy, estamos contentos. La mano se vio bien. Es importante”. Se referían a la mano fracturada del “Alacrán” tras la defensa ante el peleador japonés Takashi Miura. “Sí. Es muy buena noticia”, nos dijo el monarca en el camerino mientras pasaba el antidoping. “Es que, dime... ¿quién puede orinar con tanta adrenalina?”. La mano de Berchelt impactó en varias partes del cuerpo a Awuku especialmente cuando el africano mostró que tenia estamina en sus impactos. Y le salían golpes de todos lados. Berchelt lo aplacó, sin embargo. “Sintió mi mano derecha. Prueba superada”. En sus mensajes de siempre, Miguel Ángel Berchelt Cervera habló de un asunto en particular: “Para ser el mejor hay que ganarles a los mejores”. A lo mejor el de anoche no era para nada el más difícil. Mentalmente había que prepararse para esta contienda porque desconocía al rival. Pero la mano derecha le mostró el camino que había construido desde que anunciaron que pelearía en casa, ante su público. Y con la cabeza plantada hizo mancuerna perfecta para dejar claro que está listo para lo que venga: “Por más difícil que sea, allí estaré”. Anoche estuvo. Eso de querer ser el mejor se lo voy creyendo.— GASPAR SILVEIRA