El niño panadero que marca goles como profesional

sábado, 15 de enero de 2022 · 01:30

“Muma” Fernández: Mucho para dar con los Venados FC

Carlos Alberto Fernández se estaba quedando sin sumar minutos en el Motagua de Honduras. Cosas del fútbol.

Pero se abrió pronto otro horizonte. Y desde Mérida le llegó una llamada que espera pronto le cambie todo. Los Venados FC de la Liga de Expansión le dieron oportunidad, se enroló con el equipo astado y su debut no pudo ser mejor: un gol para ganar en el arranque de la campaña del Clausura 2022 ante el campeón Atlante.

Lo demás, será, como dicen muchos, cosas de fútbol.

Pero igual de actitudes, de aptitudes. Y en su caso, de goles. “Muma”, como todos en el fútbol le conocen (en el buscador colocas esa palabra y es la primera referencia), está listo para la encomienda con los Venados.

“Quiero hacer que mi estancia con los Venados sirva de algo. En lo personal, establecerme. A mi edad, sé lo que quiero, lo que puedo aportar. Y al equipo quiero darle todo lo que esté de mí para que el llamado merezca la pena”, comenta el ariete de 29 años de edad, quien en temporadas atrás tuvo experiencia en el balompié de Uruguay, llegando hasta octavos de final en la Copa Sudamericana.

Enfundado con la playera de Motagua en 2021, vio acción en 19 partidos, con pocas oportunidades. Y quedó libre. El famoso “pacto de caballeros” (no ser reclamado por su club lo deja libre) le dejó con opciones y llegó la de los Venados.

Se cruzaron muchas cosas por la cabeza de “Muma”. Los recuerdos de su infancia, cuando vendía panes de coco en su natal Tela Atlántida, zona costera que vive del turismo; sus primeros años en el fútbol, el estreno, la aventura en el balompié charrúa. “Nunca me he rendido. Y uno va tomando experiencia. Desde siempre he luchado, vendía panes de coco que mis padres hacían para ganarnos unos pesos con los turistas. No ha sido nada fácil. Y ahora, a esta edad, pues uno ya va teniendo sus decisiones importantes”.

Y llega la llamada de los Venados. “Me contacta ‘Cacho’ Puerto (José Carlos Puerto Patrón, uno de los directivos de los ciervos) y comenzamos a negociar. Creo no hubo mucho porque la oportunidad era muy buena. Todo se dio, el director técnico le dio el visto bueno y aquí estoy”.

Entrenó lo justo para el arranque del Clausura con los Venados, y en su primer partido oficial, marca un gol. “Como en todo, hay momentos altos y bajos. Allá no tuve mucha participación en el torneo anterior y ya no me sentía a gusto. Por eso decidí cambiar de aires y apareció esta oportunidad de oro”.

Luchador empedernido, dentro y fuera de las canchas, recordó también las vivencias familiares. Lecciones de vida que no olvidará nunca. “Vengo de una familia humilde y luchadora. Y mis padres desde chico me enseñaron a ganarme las cosas. Entonces, ahora como profesional debes seguir haciendo las cosas bien”.

“Estoy en una edad muy importante, debo tener claras mis metas a corto plazo porque la carrera del futbolista es corta y tengo que pensar en el futuro de mis hijos”.

Su debut con los Venados le permitió volver a los primeros planos. El golazo con que hizo ganar a los ciervos en la fecha inicial del Clausura ante Atlante fue tema destacado en los medios de comunicación de su país.

“Agradezco la confianza que me dio el técnico para estar en el primer partido”, dijo “Muma” en una interesante charla con el Diario, antes de entrenar con los astados.

Cuando parecía que el partido se iría con roscas entre Potros y Venados, “Muma” peleó por un balón perdido entre dos defensas y, tras dejar sembrado al arquero, alcanzó a puntear, casi en la línea, para mandar el balón a las redes.

“Gracias a Dios. Fue el debut soñado, como se dice”, añade el delantero, cuyo fútbol rápido y propio de encarar la marca, espera sea de ayuda para el cuadro que dirige Carlos Gutiérrez Barriga. “Mi meta es dar lo mejor de mí, aportar goles, asistencias y mucha entrega cada vez que entre al terreno de juego”.

Aunque no ha probado aún los panes yucatecos, le vienen a la mente los que sus padres hacían para vender en Tela. “Allí aprendimos lo que es el sacrificio. Pan y fútbol hechos con todo”, expresa.— Gaspar Silveira

 

 

Otras Noticias