Recuerdo del juego llamado pitcheo

sábado, 15 de enero de 2022 · 01:30

El béisbol, desde siempre

Por Arturo Millet Molina (*)

Todos los amantes de este deporte recordarán que por muchos años el nombre de este artículo es lo que se expresaba para hacer referencia al béisbol. ¿Sigue siendo válido?

Haciendo una remembranza a mi época como presidente de los Leones les daré una serie de datos y estadísticas que le llevarán a contestar la pregunta.

Mi estreno en 1987 está marcado por Oswaldo Olivares, Rudy Hernández, Luis Lora y Tomás Delgado, que batean para porcentaje arriba de .300, con Fernando Villaescusa y Juan José Pacho arañando esa cifra. Sin embargo, en el pitcheo solamente destaca Freddy Arroyo con 13-11 en ganados y perdidos y 3.05 de porcentaje de carreras limpias. ¿Resultado? Terminamos últimos de nuestra división.

El pitcheo de Mercedes Esquer (14), Andrés Cruz (13), Lorenzo Retes (9) y Ramón Villegas (9), que militaron con el equipo toda la temporada de 1988 y aportaron el 64 por ciento de las 70 victorias que tuvo el equipo, más el bateo de Nick Castañeda, Ike Blessit, Wes Clements, Juan José Pacho y Max Venable, nos clasifican a nuestra primera serie de postemporada, que perdemos frente a los Diablos cuatro juegos a uno.

En el año de 1989 arañamos el campeonato al perder la Serie Final ante los Tecolotes de los Laredos en seis partidos. Brilla el pitcheo de Mercedes Esquer con récord de 16-4 y un magnifico porcentaje de carreras limpias, 1.98. Lo apoyan Andrés Cruz y Tom Dozier, con 15 y 13 victorias, respectivamente. Con el bate solo Dan Drissen supera los .300 de porcentaje, pero muy cerca estuvieron Ray Torres, Juan Francisco Rodríguez y Ricardo Herrera. El primero y Clements se llevan la cerca de 26 y 24 veces, respectivamente.

No obstante que Nick Castañeda ganó su segundo título de bateo con los Leones y tuvimos tres artilleros más arriba de los .300 de porcentaje, el equipo no clasifica a los playoffs al terminar la temporada de 1990 con marca de 64 y 65, y Tom Dozier y Salvador Colorado ganan 15 y 14 juegos, en ese orden.

Con Fernando Villaescusa de regreso como mánager en 1991, tienen una buena campaña con marca de 70-52, a solo seis juegos de los Diablos, equipo que los elimina en el primer playoff, barriéndolos en cuatro juegos. Cornelio García, Baltazar Valdez, Tommy Hinzo, el mismo Villaescusa y Leo Hernández batean sobre .300, con solo dos lanzadores, arriba de diez victorias, Esquer y Dozier.

En 1992, mi despedida, tenemos un equipo más balanceado en el bateo y el pitcheo con Cornelio García, Todd Brown, Villaescusa y Tommy Hinzo bateando arriba de .300 y los bultos postales Mercedes Esquer, Andrés Cruz, Gary Eave y Francisco Montaño, con diez o más victorias, pero solo nos alcanza para clasificar en un cuarto lugar y caer en el primer playoff ante los Tigres.

Nota: La época moderna y los cambios en las reglas y estrategias en el rey de los deportes ha transformado radicalmente el accionar del mismo. Después de lo anterior, ¿usted qué opina?

¡Qué grande es el béisbol!

Expresidente de los Leones de Yucatán; presidente del Club Campestre

 

 

Otras Noticias