CENTRAL 9

Miguel Canto, un “Nacido para boxear”

Escrito en DEPORTES el

Después de jubilarse como médico ginecólogo, tras atender cualquier cantidad de partos, el doctor Gonzalo Cárdenas Ruiz encontró una forma de rendir tributo a su otra gran pasión: el boxeo.

Y enfocó sus baterías, papel, pluma y luego computadora, para plasmar toda la historia del más grande deportista que ha dado Yucatán.

De allí surge “Nacido para boxear”, un libro que ilustra cada una de las peleas de Miguel Canto, aderezado con anécdotas, de las buenas y de las no tan buenas, del “Maestro”, que es toda una leyenda de los encordados.

Nada nuevo esto que les escribimos, salvo que el doctor, lector del Diario desde hace siete décadas, y apasionado de los deportes, comente de viva voz sus razones para retratar a Canto, de la primera a la última de sus contiendas.

“Lo hice porque Canto merece un lugar en la historia y, tristemente, las nuevas generaciones no saben quién es o conocen poco sobre él”, dice en el estudio de su casa en Itzimná, evocando igual alguna de las historias que se publicaron en días recientes en este periódico, como la coronación en enero 1975, la expectante pregunta sobre qué hubiera pasado si peleaban Canto y Guty cuando los dos reinaban entre los moscas, y la vez que Miguel se enfrentó a Rocky García en la primera pelea de titulo nacional en Mérida, en 1972.

El galeno, hoy con nueve décadas de vida, en su momento fue además juez en varias peleas internacionales, incluso en alguna de las de Miguel, presentó originalmente ese libro en noviembre de 1999. Su objetivo igual era ayudar a la economía de “un peleador que ganó tanto dinero, pero que, siendo tan bueno como persona, se quedó sin nada porque se aprovecharon de él”. Los derechos reservados, como se apunta en el libro, son propiedad del autor y de Miguel Canto.

Contó sobre la época dorada de Canto, de sus grandes peleas, de las batallas épicas ante Betulio González, siendo según su opinión la tercera, en 1976, una de las mejores exhibiciones, destacando también la segunda ante el chileno Martín Vargas, las tres que sostuvo ante Shoji Oguma, y los agarrones ante Roberto Álvarez y “Costeño” Morales, estos antes de llegar a la pelea ante Rocky, en la que el doctor Cárdenas dice “dio una cátedra”.

“Canto era único. Dueño de un bending, de esgrima, sabía pegar, aunque no era de pegada fuerte. Algunos le llamaban correlón, pero no era que corriera, sino que por su esgrima, evitaba los golpes”, y relata que cronistas de la época de gloria, como Antonio Andere y Sony Alarcón, antes de reconocerle a Miguel su valía le hicieron menos muchas veces.

“No tengo la menor duda de que fue el mejor. Por eso está en el Salón de la Fama Mundial y lo nombraron el “Mejor Peso Mosca” del siglo pasado”.

Amigo de Miguel, seguidor de los campeones de entonces, corrió muchas veces al lado de ellos en el Estadio Salvador Alvarado (nos lo documenta José Valentín Canto Presuel en una foto del 18 abril de 1984 con Madera entrenando). Colecciona infinidad de recortes de todas las peleas de Miguel (el libro apunta que tiene 25 álbumes con recortes y fotos) y fue también esa la intención, aprovechar todo el material de la legendaria carrera de alguien que, afirma categórico, “fue un hombre nacido para pelear y gloria de todos nosotros y del boxeo”.