DEPORTES

El planeta toro va con toda la fuerza

La reactivación en la Península, en plan ascendente

Escrito en DEPORTES el

Amigos aficionados…

Los toros sí importan. Claro que importan. Aquí y allá importan mucho.

Tras los meses aciagos de la pandemia, se abrieron de nuevo las ferias en nuestros pueblos (Campeche, Quintana Roo y Yucatán) y se están volcando los aficionados para estar en los tablados o plazas portátiles. Viene una etapa en que seguirán festejos y festejos (taurinos, se aclara, no torneos), con las fiestas patronales al tope que forman parte de la cultura mexicana. ¿Riesgo por Covid? Claro. Estará latente por todos lados, pero así la vida de quienes dicen que hay que seguir adelante en la reactivación de la Fiesta y de la economía que engloba toda la tauromaquia.

Se pasearon muchos miles de aficionados por los torniquetes de la Monumental de Aguascalientes en la Feria de San Marcos (el lleno hasta mucho más allá de la bandera en el mano a mano Talavante-Joselito fue la mejor muestra), gracias a carteles rematados, aunque no todos con fortuna, y se daba al mismo tiempo, al otro lado del charco, la Feria de Abril la Real Maestranza de Sevilla, con tardes de impacto elevado con Morante, “El Juli”, Roca Rey, mientras calentaba motores la ya andante Feria de San Isidro, que metió una media de diez mil espectadores en Las Ventas en sus primeras tres tardes y ayer reventó con el cartelazo Morante-Juli-Pablo Aguado, visto en vivo por 24 mil personas en el repleto escenario y seguido en plataformas y en redes sociales por muchos miles más.

Comentaba Eduardo Puerto, fotógrafo que trata de no perderse una tarde de toros, aquí y allá, que “lo visto en las ferias de Campeche (Pomuch, por ejemplo) es muestra de que esto del toro es mucho más interesante de lo que puede pensarse. Y así está poniéndose Yucatán”.

Y claro, por eso decimos que sí importan los toros y la tauromaquia... y mucho. Gaspar Silveira Malaver