DEPORTES

Andrés Carevic está feliz por su retorno a Yucatán

Escrito en DEPORTES el

Lo de Andrés Carevic con Yucatán fue como un flechazo que, dice el director técnico, nunca se rompió.

Ahora, el nativo de Ciudad de Santa Fe, Argentina, tiene en las manos algo con lo que ilusionó cuando se marchó la primera vez de Yucatán: regresar a los Venados.

¿Pensó que fuera como director técnico?, le preguntamos.

“Desde que comencé la carrera de entrenador, una de mis ilusiones era poder dirigir algún día a un equipo que me dio mucho, del que aprendí lecciones que, pasados ya casi veinte años como jugador, sigo teniendo como aspiración: ayudar a los Venados, a Mérida, a llegar lejos en la liga”, comenta Andrés, en una llamada telefónica con el Diario, tan pronto fue confirmado como el nuevo entrenador de los astados. “Cuando me fui, pensé en volver algún día”.

“Y mira que se dio el regreso. Se alinearon muchas cosas, proyectos aquí, proyectos allá. Ahora estaba libre y los Venados me buscaron. No dudé nunca en aceptar esta propuesta que, de verdad, para mí es emocionante”.

Andrés José Carevic Ghelfi estaba alistando sus asuntos personales en Puebla cuando atendió al Diario, de cara a llegar a Mérida esta semana para ser presentado como el técnico que tomará el sitio de Carlos Gutiérrez Barriga, cesado después de cinco torneos al frente del club, con tres avances a la ronda de repechaje y una a cuartos de final, lejos de la expectativa generada desde su llegada.

¿Qué esperar de Andrés Carevic como entrenador de los Venados?

“Conozco de las circunstancias actuales. El fútbol así es, a veces se planean las cosas y no salen. Entonces, luego de lo vivido, sé que tengo un compromiso grande al aceptar dirigir a Venados. No será fácil, pero tenemos que trabajar, hacer esfuerzos grandes para alcanzar las metas”.

Mucho dependerá, sin duda, del material humano a elegir cuando asuma el proyecto, al que el nuevo entrenador considera como “muy valioso, solo es ver todos los puntos mesuradamente para poder decidir entre qué sigue, qué se necesita y con qué vamos a contar”.

Los ciervos en la temporada del Apertura 2022 clasificaron en el lugar 10 (del quinto al duodécimo disputaron el repechaje), con una producción pobre de puntos y goles: 23 unidades y 17 goles anotados en 16 partidos.

Carevic, quien en su palmarés tiene títulos con el Deportivo Alajuelense de Costa Rica y un amplio historial trabajando como parte de cuerpo técnico de varios equipos mexicanos, señala que ese es un punto que analizarán a fondo antes de tomar decisiones sobre jugadores.

“La racha que tuvo el equipo (nueve partidos sin perder) puede verse como algo positivo, pero para poder sumar puntos que valen clasificaciones, hay que ganar partidos. No siempre se puede –reitera–, pero hay que luchar por conseguirlo”.

“La mentalidad –añade–, “será clave, fundamental. Vamos a trabajar en ese punto con el cuerpo técnico que tendremos. El material que hay en la institución es importante, habría que hacer algo para aprovechar la experiencia de unos con la juventud de otros”.

Sangre astada

Cuando los Venados optaron por llamar a Carevic pensaron mucho en su pasado futbolístico con Yucatán, donde jugó con el entonces Mérida FC, y de su perfil como entrenador. “Andrés conoce, ha sido parte de Venados, jugó en otros equipos de la liga (entonces Ascenso), sabe cómo es el público de Yucatán, cuáles son las intenciones desde siempre. Por eso decidimos que él era el indicado, desde tiempo atrás teníamos intenciones”, comenta Miguel Fernández Aldana, director administrativo del equipo.

“El Gringo”, como le conocieron en su etapa futbolística, jugó entre 2003 y 2004 con el Mérida FC. Sus inicios como profesional se remontan a 1999, cuando fue parte de Boca Júniors en Argentina, y luego llegó a México para enrolarse primero con Marte y luego con Cruz Azul Oaxaca, comenzando una larga estadía que tuvo una parada con Mérida FC, entre 2003 y 2004. Al terminar (2013, con Atlante), se hizo entrenador.

“Cuando me fui como jugador de Venados, siempre pensé que algún día regresaría. Pasé una gran época siendo jugador de este equipo, que tiene tradición y una afición que gusta y respeta del fútbol que se practica”, comenta Carevic, actualmente con 43 años de edad (nació el 13 de diciembre de 1978). “Y ahora estamos otra vez aquí, con los Venados, con toda la ilusión de que se haga un buen trabajo, que pueda responder a la confianza de quienes decidieron contratarme”.

“¿Que qué vamos a hacer o a dónde vamos a llegar? No me gusta anticiparme ni hacer ofrecimientos y promesas. Lo que siempre considero es que hay que trabajar, hacer buen equipo en general, con jugadores, cuerpo técnico, directiva, afición. Sé a qué es a lo que Venados quiere llegar. Todos piensan en lo mismo: ser campeones, ser primeros. Y en eso vamos a enfocar nuestro trabajo. Venados tiene un proyecto que han ido desarrollando desde hace tiempo, vamos a tratar de darle la continuidad, de hacer un equipo ganador y, sobre todo, de que pueda hacerse un buen fútbol”.

Espera que, cuando presente su propuesta futbolística, “pueda mostrar a los Venados que podemos hacer cosas importantes”.

Al final, estará en una plaza donde quiso estar desde que se fue como jugador. “Hice amigos, la afición me apreció y respetó como jugador. Ahora vamos a tratar de darle otro tipo de satisfacciones”.

La misión no será fácil, “pero la aceptamos dispuestos a afrontar el reto. Ya estamos otra vez con Yucatán”.— Gaspar Silveira Malaver