DEPORTES

Celtics-Bucks y Soles-Mavericks llegan al Juego 7

Escrito en DEPORTES el

Jayson Tatum anotó 46 puntos para llevar a los Celtics a una victoria en el Juego 6 contra los Bucks. El jugador de 24 años acertó 17 de 32 tiros de campo y siete de 15 desde larga distancia, mientras que Giannis Antetokounmpo cosechó 44 puntos y 20 rebotes, convirtiéndose en el primer jugador que logra 40 y 20 en un partido de playoffs desde Shaquille O'Neal hace más de 20 años.

A diferencia de Antetokounmpo, Tatum contó con un fuerte apoyo de sus compañeros de equipo, con Jaylen Brown y Marcus Smart combinándose para lograr 43 puntos, mientras que Al Horford aportó 10 rebotes y cuatro bloqueos.

Después del encuentro en Milwaukee, el jugador de 24 años les dijo a los periodistas que salieron a la cancha con el recuerdo fresco del Juego 5, en el cual sufrieron una dolorosa remontada por parte de los Bucks.

“Estaba en el fondo de nuestra mente... es algo de lo que hablamos”, dijo. “Pienso en lo mucho que dolió perder así. Todos tenían un mal sabor de boca. Eso estaba en el fondo de mi mente, estaba en el fondo de la mente de todos. Nuestra temporada estaba en juego, lo sabíamos, y teníamos que profundizar y dar todo lo que teníamos”.

Al referirse a los Bucks y lo que los hace tan buenos, Tatum enfatizó su unidad y cohesión, con todos aceptando sus roles.

“Son un gran equipo. Creo que todos conocen su papel, y todos son estrellas en su papel, se complementan muy bien. Están bien entrenados, ejecutan grandes sets y no van a vencerse a sí mismos. Lo han hecho antes, y lo sabemos, así que al entrar en la serie sabíamos que no iba a ser fácil”.

Tatum sonrió ante la idea de que el Juego 7 regresara a Boston, y dijo que esto es con lo que sueñan los competidores.

“Significa todo. Es el mejor ambiente de la NBA, y los Juegos 7 son los mejores y más importantes. Espero con ansias, de verdad... esto es vida o muerte. Va a ser divertido, se supone que debe ser divertido, es baloncesto”, concluyó.

Factor Doncic

Saltó la sorpresa, al menos según la mayoría de previas y predicciones. Los Soles de Phoenix partían como uno de los favoritos al título, pero ni ante los Pelícanos en primera ronda ni en semifinales mostraron un juego sólido. Y los Mavericks de Dallas ganaron tres de los últimos cuatro partidos para forzar el séptimo.

Los de Luka Doncic lograron lo que parecía casi imposible cuando perdían por 2-0. Jason Kidd modificó la estrategia e incluso sin la mejor versión anotadora del esloveno llevan a los actuales campeones del Oeste a una situación tensa.

Disputar un séptimo encuentro frente al esloveno genera mucho respeto. Es un competidor salvaje con toque mágico y mejor rodeado que nunca. Tiene defensa y tiradores, por mucho que falte una segunda estrella.