in

A “Rafaelillo” lo llevaron casi muerto en taxi a la clínica

El doctor Santiago Sauma Ríos

Recuerdos del día sangriento en la Plaza Mérida

El doctor Santiago Sauma Ríos es ahora un hombre conocido por todos en el ambiente taurino. Su labor como integrante del equipo médico de la Plaza Mérida ha sido reconocida, igual que a los demás galenos que están tras un burladero atentos de las incidencias en el ruedo.

Habla de la tarde casi fatídica del 15 de mayo de 1977, cuando fue gravemente corneado el diestro “Rafaelillo” y señala el gran trabajo realizado por todos los médicos, encabezados por el jefe de cirujanos, doctor Armando Tello Solís.

Reitera detalles que se publican en la crónica de la corrida en el Diario: la intervención estuvo a cargo de los doctores Tello Solís, Guillermo de la Guerra, Javier Pasos Novelo y Juan Olivera, con la colaboración de los médicos Carlos Sabido Contreras, anestesiólogo, y Avelino Paredes Lara, transfusionista. Y, como advirtieron que la arteria femoral estaba seccionada y le faltaba un trozo de unos seis centímetros, convinieron en llamar al doctor Sauma Ríos, cirujano vascular.

La operación comenzó a las 6:30 de la tarde. Durante la cirugía, a eso de las nueve de la noche, el torero sufrió un paro y tuvo que dársele masajes al corazón para revivirlo, hasta el tercer intento. “Le habremos puesto unas diez transfusiones”, dice el doctor Sauma a 43 años de distancia. Se hicieron largas colas para la donación”. Según la reseña del Diario, a declaraciones de los médicos Tello y Sauma, fueron dos litros y medio de sangre que recibió el torero de los donantes, de tipo O positivo.

Comenta el doctor Sauma Ríos en su consultorio que le introdujeron gasa y presionaron fuerte para contener la hemorragia y reitera que el paro cardíaco duró entre un minuto y minuto y medio. “Lo que hice fue un implante, algo que nunca había realizado, con dacrón, para unirle la vena safena seccionada”.

Muchas cosas han cambiado desde entonces. El servicio médico actualmente está a cargo de los galenos de la Clínca de Mérida, de donde es la ambulancia ubicada a la salida de la enfermería del coso. Y de allá al nosocomio, en una línea recta, se tardan exactamente dos minutos en llegar “y en cinco minutos ya está en quirófano”. “Es ua bendición que pueda haber esto ahora. En la Mérida hay el equipo y el personal médico preparado”.

“En ese entonces, no había ambulancia en la plaza, por superstición de los toreros. A ‘Rafaelillo’ lo llevaron a la clínica en un taxi. ¡Imagínate! Por fortuna, han cambiado las cosas”. Tal cual lo describe en la crónica de la ocasión Mateo Rueda para el Diario.— Gaspar Silveira

 

David Prowse, "Darth Vader" en 'Star Wars' murió a los 85 años