in

Ante un viejo conocido

El delantero yucateco Henry Martín

Otra madrugada de fútbol se vivirá con el Tri Sub-24

Brasil, se pare en donde se para —hablando de fútbol— siempre será considerado favorito.

Ante México, mañana en la madrugada, nuevamente lo será, pero si hay un equipo que nunca se cree su papel de víctima ante la Canarinha, ese es el Tricolor.

El antecedente más reciente —en esta categoría, hagamos trampa y no contemos el del Mundial de Rusia— fue la victoria más dulce y sonada de una selección mexicana en su historia, el oro olímpico en Londres 2012.

Nueve años después, mexicanos y brasileños se vuelven a enfrentar, con el Tri armando una selección bastante equiparada en talento a la que ganó el oro. Brasil, en cambio, tiene menos nombres, pero por eso mismo podría ser más peligroso.

En la isla británica hubo tres nombres propios en dicha selección: Neymar, Marcelo y Thiago Silva.

Pocas similitudes

Hoy podemos contar al delantero Richarlison —no al nivel de aquel Neymar— como el tipo más talentoso y de renombre en el plantel y a un veterano de mil batallas como Dani Alves, que con 38 años en el jugador más veterano con la Canarinha.

Pero además de Richarlison, hay otros jugadores para poner el ojo.

Con Matheus Cunha y Paulinho, del Hertha Berlín y del Bayer Leverkusen respectivamente, Brasil es muy peligroso abriendo el juego, sumándole a Anthony, del Ajax de Ámsterdam.

El caso de este último es curioso y causó molestia a la dirección de selecciones nacionales tras darse las convocatorias para los Juegos.

Edson Álvarez, que también daba la edad para ser elegible —se encuentra jugando la Copa Oro— no fue prestado por el equipo holandés, debido a que el torneo de fútbol de los Olímpicos no es considerado fecha FIFA.

Anthony sí estuvo en la lista de Brasil, recibiendo el permiso de su club, por lo que se intentó una vez más que se le permitiera a Edson ir a Tokio, recibiendo una nueva negativa del Ajax.

Los refuerzos, bien

Una de las similitudes que tiene el Tricolor edición 2021 con su contraparte de 2012 fue la elección de refuerzos.

En tres líneas y una polivalencia, José de Jesús Corona y Guillermo Ochoa, Carlos Salcido y Luis Romo, y Oribe Peralta y Henry Martín van de la mano.

Ochoa recibió la oportunidad y ha respondido cuando se le ha requerido, al igual que Corona en Londres.

Salcido jugó de medio de contención y de defensa central y ahora Romo ha pasado por varias fases, aunque el mediocampista cementero se ha visto mejor cuando tiene libertad al frente.

Cuando se anunció a Oribe como refuerzo, el en ese entonces delantero del Santos no era ni la primera opción que se le hubiera pasado por la cabeza a alguien. Henry está en las mismas.

Oribe fue el héroe mexicano en la final y ahora Henry es vital en la creación de oportunidades para el Tri.

Sin exagerar, si ahora falta el delantero yucateco, Jaime Lozano tendría que cambiar mucho la forma en la que ofende la selección, pues las condiciones de Eduardo Aguirre son distintas.

El yucateco ha batallado en todas las fases del juego, siendo referente en punta y también dándole juego a las bandas bien cubiertas por Alexis Vega —tal vez el MVP mexicano en el torneo— y Uriel Antuna.

Ojalá sea otra dulce desvelada.— MIGUEL CALDERÓN L.

Migrantes esperan por asilo

Cartón de Tony: Lección sobre la democracia