in ,

Arozarena, estrella de Tampa Bay, destaca el trabajo de dos entrenadores yucatecos

MÉRIDA. Randy Arozarena es el hombre del momento en el béisbol. Todo mundo habla de él.

En Yucatán, porque fue a donde llegó tras huir de Cuba, y salió lanzado para otros horizontes beisboleros. En la zona de la Costa del Pacífico, también, porque jugó en Navojoa y de allá salieron las famosas botas vaqueras que, usando unas similares en Tampa Bay, le dieron poder. Y en Estados Unidos, porque su encendido bate ayudó a las Rayas a dejar atrás a dos rivales camino a la Serie de Campeonato.

Adora Mérida

Pero si algo tiene el cubano es que adora Mérida y reconoce el trabajo hecho en estos lares, a pesar de todo lo que ha crecido en tan poco tiempo. Especialmente destaca el trabajo realizado por dos entrenadores yucatecos, Carlos Pérez Fernández y Edwin Solís Ballote. “Charlie” y el “Sensei”, como se les conoce de forma respectiva, fueron clave, como acepta el cañonero de las Rayas.

Randy Arozarena durante una práctica en el Parque Kukulcán de Mérida, al lado de sus maestros Edwin Solís Ballote “Sensei” y Carlos Pérez Fernández “Charlie”, junto con su primo Yesnier Calzada.

En una entrevista con una página de Facebook de Navojoa, Arozarena habló de tres puntos de la enseñanza en la pelota, de Estados Unidos, de su natal Cuba y de México, caso específico, Mérida.

“Aquí hay mucha tecnología, las computadoras, todo eso. En Cuba, ellos te quieren enseñar como jugaban. Entonces, los de México me han enseñado… no me ponen a batear como ellos han bateado. Ven que tengo y lo que me ven, me lo hacen ver, me lo transmiten, me corrigen más”.

Destacó que “en mi temporada libre trabajé con el profesor Carlos Pérez y el Sensei” y me dejaba llevar por ellos. Porque aunque soy jugador de Grades Ligas y muchos dicen ‘soy de Grandes Ligas y qué me vas a enseñar’, yo no soy así, me enfoqué en aprender lo que ellos me enseñaron mucho, y para hacer las cosas bien.

Arozarena llegó a México, entrando por Yucatán. En 2017 jugó en la Liga Meridana con los Rockies de Caucel y también estuvo en varias ligas del interior del Estado, como parte de su proceso camino a las Grandes Ligas, a donde debutó en 2019 con Cardenales de San Luis, antes de ser cambiado a las Rayas.

En la postemporada suma tres jonrones y acumula porcentaje de bateo de .444.- Gaspar Silveira

Randy Arozarena en su explosiva actuación en la Serie Divisional ante los Yanquis.

Casos de Covid en México, con repunte del 2%

Vecinos de Las Américas y autoridades firmaron estos acuerdos