in ,

Atlético, a ganar el de ida

El astro portugués Joao Félix controla el esférico en el entrenamiento del Atlético de Madrid

Los colchoneros, con frágil defensa de cara al partido

Si de algo se puede preciar el Atlético de Madrid desde que llegó el técnico Diego Simeone hace una década es de una defensa firme.

Ningún equipo ha cedido menos goles en la liga española desde el 2011 y Atlético tuvo la valla menos vencida en seis de las últimas ocho temporadas.

La zaga, no obstante, llega al choque del martes con Chelsea por los octavos de final de la Liga de Campeones rodeada de interrogantes.

En sus últimos siete partidos le anotaron diez goles, algo impensable hasta hace poco.

“Es verdad que últimamente el equipo ha encajado goles, pero como estaban elogiando la defensa y todo el equipo cuando encajamos pocos goles, ahora también que todo el equipo mejore en la parte defensiva. Primero nosotros los defensores y luego todos”, declaró el zaguero Stefan Savic ayer.

Como consecuencia de los problemas defensivos, Atlético ganó solo uno de sus últimos cinco partidos y regaló buena parte de la cómoda ventaja que llevaba en la cima de la tabla.

Ceder un gol de visitante al Chelsea podría complicar su pase a los cuartos de final ya que en caso de empate en la suma de goles, los de visitante valen por dos.

La fragilidad defensiva coincide con la ausencia de Savic y Mario Hermoso. Otros jugadores fueron descartados por el coronavirus, incluido Renán Lodi. Y Kieran Trippier sigue suspendido mientras se desarrolla una investigación de apuestas ilegales en Inglaterra. Las ausencias obligaron a Simeone a pasar de un 4-4-2 a un 3-5-2 y los resultados no han sido alentadores.

Simeone usó al versátil volante ofensivo Marcos Llorente para cubrir ausencias en la retaguardia y dijo que podría ser el lateral derecho ante Chelsea. Otra opción sería usar al juvenil Ricard Sánchez en esa posición.

“Llorente es el futbolista que tenemos hoy que mejor ocupa el sector derecho”, expresó Simeone. “Tenemos a Ricard, un tipo joven. Tenemos tiempo hasta mañana para decidir cuál es la mejor opción”.

El partido se jugará en Bucarest porque los británicos no pueden viajar a España debido a las restricciones asociadas con el coronavirus. Fue en esa ciudad que Simeone ganó su primer título con Atlético, la Liga Europa del 2012.

“Será como si jugásemos en casa”, declaró el Cholo.

Bayern, motivado

En la otra serie, el campeón defensor Bayern Múnich afronta varios problemas antes del duelo de hoy ante el Lazio, en Roma.

El coronavirus ha tenido un efecto adverso en el club, que no contará con Thomas Mueller y Benjamin Pavard para el duelo en Roma, aunque Javi Martínez y Leon Goretzka se recuperaron.

El último reapareció el sábado, participando en la segunda mitad del partido, pero no pudo prevenir que el líder de la Bundesliga sucumbiese 2-1 ante Eintracht Frankfurt, días después de que el gigante bávaro empató 3-3 en casa ante Arminia Bielefeld, un equipo amenazado por del descenso.

El mediocampista francés Corentin Tolisso también está fuera tras sufrir un desgarre en un músculo durante un entrenamiento la semana pasada.

El que haya cedido puntos en dos compromisos de la liga alemana alimenta la ilusión de sus rivales y añade presión para los exhaustos jugadores tras un agobiante calendario que incluyó ir a Catar para el Mundial de Clubes.

El Lazio llega en buena forma antes de su primer enfrentamiento en la fase de eliminación directa en 20 años.

El club italiano sufrió más de lo esperado frente a Sampdoria, pero logró el triunfo por la mínima diferencia para conseguir su séptimo triunfo en ocho duelos de la Serie A.— AP

Preocupa el trato a menores