in ,

Respiran los Dodgers

Foto: Megamedia

Atlanta se achica en el Juego 5; Seager, la bujía

Los Dodgers jugaron la primera parte del partido como condenados a morir. Ahora, serán los Bravos de Atlanta los que tratarán de ingeniárselas para frenar al equipo de mejor récord en la temporada regular.

Corey Seager bateó dos cuadrangulares para coronar una explosiva reacción de los Dodgers, que derrotaron 7-3 a Atlanta para alargar un día más su existencia en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

Las batallas que anteceden a la Serie Mundial parecían encaminadas a terminar ayer mismo sellándose un Clásico de Otoño fuera de todo pronóstico con los Bravos por la Nacional y las Rayas de Tampa Bay por la Liga Americana. Pero ni Dodgers ni Astros de Houston firmaron la cuarta derrota. Houston y Tampa jugarán hoy el choque decisivo y Atlanta y Los Ángeles el Juego 6 de un sábado de mucha intensidad.

Dieron un aviso

Los Bravos salieron encendidos y, antes de la quinta entrada, se les veía sueltos, relajados totalmente.

Anotaron dos carreras ante el novato Dustin May en las primeras dos entradas. Y fue todo. La aportación del atribulado bullpen de los angelinos fue totalmente opuesta a la de muchas noches anteriores (con el mexicano Víctor González ayudando en gran forma), y en el bando contrario, el pitcheo se vino abajo totalmente.

Seager encendió el ataque con su primer cuadrangular, en la cuarta entrada. Con el partido en manos de los relevistas, los Dodgers sacaron mejor provecho. Y fue sobre todos los puntos del juego. En la sexta, con un out, Mokie Betts se robó segunda, jugada clave, porque luego hubo una rola sobre segunda que, de no haber el hurto, pudo ser para dobleplay. Betts fue out luego entre segunda y tercera, pero dejo viva la jugada. Tras base a MaxMuncy, Will Smith disparó panorámico cuadrangular de tres carreras que volteó el score. Y en la siguiente entrada, con dos fuera, se revocó una jugada marcada como bola muerta a Chris Taylor, quien, de estar en 0-2, conectó doble y anotó con el segundo bambinazo de Seager en la noche, quinto de la postemporada. La protesta, la revisión y el coraje del relevista Jacob Webb cambiaron de tono el momento y fue el acabose para los Bravos, que pasaron a ser los presionados en una serie que tiene mucha vida todavía.

Se sobrepusieron los Dodgers a la tragedia de Clayton Kershaw la víspera y parece que el momento anímico lo tienen de su lado... eso parece.— Gaspar Silveira Malaver

Una sacudida para el Ejército

El Poder Judicial apuesta a la modernización