in

Campeón mexicano de peso completo

Foto: Megamedia

El californiano Andy Ruiz vence a Anthony Joshua

Andy Ruiz Jr. solo tuvo seis semanas de preparación para la pelea de su carrera.

El boxeador de ascendencia mexicana ahora tendrá el resto de su vida para celebrar una de las sorpresas más grandes en la historia de los pesos completos.

En el séptimo round, Ruiz derribó dos veces al británico Anthony Joshua, quien llegó al combate como campeón invicto y uno de los mejores púgiles libra por libra del planeta, con lo que consolidó el improbable triunfo y se agenció de tres cinturones de monarca mundial.

El nativo de Imperial Valley, California, se impuso por nócaut técnico con 1:27 minutos en el séptimo asalto, dejando sobre el ring chispazos de hazañas que ahora forman parte de la historia, como la victoria de Buster Douglas sobre Mike Tyson en 2019. Ruiz apenas era conocido en la categoría cuando fue elegido como repuesto para enfrentar a Joshua en el Madison Square Garden.

Si no era famoso entre la comunidad boxística estadounidense, mucho menos entre la afición mexicana, que en su mayoría se enteró de la existencia de Ruiz tras la victoria y sus ecos a través de redes sociales.

El corpulento diestro de 29 años, quien detuvo la báscula en 122 kilos durante el pesaje del viernes, puso sobre la lona a Joshua dos veces en el tercer round, y dos más en el séptimo, hasta que el referí Mike Griffin detuvo el combate y desató la locura.

Ruiz (33-1) se convirtió en el primer boxeador mexicano o de ascendencia mexicana en convertirse en campeón del mundo de los pesados. Ahora ostenta los títulos de tres de los cuatro organismos principales del deporte: Asociación Mundial de Boxeo, Federación Internacional y Organización Mundial.

Joshua arribó al Garden con récord de 22-0 y 21 triunfos por la vía rápida. Se esperaba que, tras una eventual victoria ante Ruiz, se midiera al ganador de Tyson Fury Vs. Deontay Wilder (monarca del Consejo).— AP

 

Andy Ruiz Jr., primer mexicano campeón de peso completo

Homilía del VII Domingo de Pascua