in

Cochinta, pibes y a seguir el sueño

El cancunense Miguel Berchelt y su esposa Victoria Flores

Berchelt llega a Mérida luego de su sexta defensa

El monarca superpluma Miguel Berchelt llegó ayer a Mérida para comenzar unas vacaciones. No serán muy prolongadas porque quiere volver pronto a los entrenamientos.

“Vamos paso a paso y me siento muy feliz de lo que hemos alcanzado. Voy a cumplir en enero tres años de haberme coronado, tengo 27 años de edad y me siento muy bien, y mi equipo igual está bien compenetrado”, destacó el “Alacrán”, a su llegada a Mérida con su esposa Victoria Flores, luego de que una semana antes noqueó en cuatro asaltos al boricua Jason Flores para retener por sexta vez la diadema de los superplumas, versión Consejo Mundial de Boxeo.

“Jason es un peleador fuerte, explosivo. Me conectó a ambas manos en la segunda vuelta, un gancho y un óper, que entraron bien. Y no es que él estuviera mal entrenado, sino que me vi mejor, superior. Esta es mi división”, expresó el monarca en el aeropuerto capitalino.

Añadió que van seis defensas y quiere más.

“Seis y contando, me faltan tres para el récord de Julio César Chávez, que logró nueve defensas en esta división. Quiero llegar al récord de Miguel Canto (15, en peso mosca), pero creo que por ahora me queda más cerca el de Chávez”, añadió.

“Me queda mucha lona por recorrer. Me siento muy bien, no me desespero, vamos paso a paso. Me han sabido guiar Max Boxin, Zanfer, Top Rank para llegar lejos. Y vamos bien”.

Indicó que en estos días que estará aquí, además de comer cochinita y pibes que “están atrasados”, luego quiere ir a correr en sitios que conoce de Yucatán, mencionando el Estadio Salvador Alvarado, aunque está cerrado, e ir a entrenar al San Francisco de Asís, “allí donde todo esto comenzó. Me encanta ir a trabajar allá, me hace recordar mis inicios”.

Agradeció el trabajo de su apoderado Mario Abraham Xacur, presidente de Max Boxing, con quien ya tiene casi diez años trabajando.

Un paseo familiar casi termina en tragedia en Umán

Cartón de Tony: Porras mutuas