in

Como campeón

Clyde Edwards-Helaire

Kansas City abre bien una NFL muy diferente

Lo único que pareció familiar ayer en la noche del tan esperado retorno de la NFL fue la manera en que Patrick Mahomes lideró a los Jefes de Kansas City en recorridos por todo el campo sin esfuerzo aparente.

El Jugador Más Valioso del Super Bowl lanzó para 211 yardas y tres touchdowns, Clyde Edwards-Helaire corrió en la lluvia para 138 yardas y otra anotación, y los Jefes iniciaron la defensa de su primer campeonato en 50 años superando 34-20 a los Texanos de Houston, ante cerca de 17 mil fanáticos que se congregaron con distanciamiento social debido a la pandemia de coronavirus.

Travis Kelce, Sammy Watkins y Tyreek Hill atraparon pases de touchdown para los Jefes, que han ganado 10 encuentros consecutivos, remontándose a la temporada pasada. La racha incluye la victoria de 51-31 ante los propios Texanos en la ronda divisional de los playoffs.

Deshaun Watson lanzó un pase de anotación y corrió para otra, pero también estuvo bajo una implacable presión y vio interceptado uno de sus envíos, desde el control de los Texanos. David Johnson tuvo el momento más brillante de Houston tras correr para 77 yardas y una anotación.

El mundo cambió drásticamente en los siete meses transcurridos desde que los Jefes levantaron el trofeo Vince Lombardi en Miami.

En un periodo de seis semanas, el término Covid-19 se convirtió en parte de la vida diaria. La enfermedad ha matado a más de 900 mil personas en el mundo. La muerte de George Floyd después de que un policía de Minneapolis de raza blanca se hincó en su cuello, reavivó el movimiento Black Lives Matter y llevó a un verano de descontento social en todo el país. Con esto en el trasfondo llegó un primer duelo como ningún otro: todos portaron mascarillas, desde los aficionados hasta el personal de los equipos. Asimismo, se mostró una serie de vídeos que difundieron iniciativas de justicia social y alentaron al público a votar. Finalmente ambos equipos entrelazaron los brazos en una muestra de unidad antes del lanzamiento de la moneda para determinar quién recibía primero el balón.

Para alivio de muchos, la patada inicial llevó a cuatro horas de una sensación de normalidad.

Chivas, a sumar de visitante

Catedral festejará al Santo Cristo de las Ampollas