in

Corona australiana

La australiana Ashleigh Barty contesta una pelota cerca de la red

Ash Barty es la nueva reina de Rolanda Garros

Ash Barty decidió alejarse del tenis en 2014 para probar suerte con el cricket. Tras dos años de ausencia, la australiana regresó a la Gira de la WTA. Esa última decisión rindió frutos ayer, con el primer título de Barty en un torneo de Grand Slam.

Ash, 8a. preclasificada, tomó el control del duelo desde el inicio de la final del Abierto de Francia y nunca aflojó el paso. Arrolló 6-1 y 6-3 a la checa Marketa Vondrousova, de 19 años.

“Hoy jugué el partido perfecto”, dijo Ash.

Tomó una delantera de 4-0 y demostró que había aprendido la lección luego de dilapidar una ventaja de 5-0 en el primer parcial de su duelo de cuartos de final frente a la estadounidense Amanda Anisimova, de 17 años.

Ash cerró el encuentro con una ventaja de 27-10 en winners, ante una dubitativa Marketa. Ninguna australiana había ganado el trofeo en Roland Garros desde Margaret Court en 1973.

“Hoy me has dado una lección”, le dijo Marketa a Ash en la ceremonia de premiación.

Ni Ash, de 23 años, ni Marketa, habían jugado jamás una final de un major. Ninguna había estado siquiera en una semifinal de las grandes citas.

Entrevistada sobre la pista de arcilla, se mencionó a Ash que lució muy serena en el encuentro.

“¡Oh!, la verdad es que sí estaba muy nerviosa”.

Tenía motivos para estarlo. No había llegado más allá de la cuarta ronda en sus primeras 17 apariciones en torneos del Grand Slam, antes de colocarse en cuartos de final frente a su público durante el Abierto de Australia, en enero.

Pero ayer lució como una veterana, atinando su revés con slice para crearse espacios que después aprovechó mediante tiros de derecha con topspin. Esa fórmula le redituó 11 de sus winners.

La final de mujeres comenzó aproximadamente hora y media después de lo previsto. Antes, debió reanudarse el encuentro semifinal de hombres.

Regreso triunfal

Tras disputar el US Open hace cinco años, Ash Barty abandonó el tenis profesional. Había sido exitosa en las categorías juveniles, coronándose en Wimbledon en 2011. También jugó en tres finales de dobles.

Pero su experiencia en el cricket le dio la oportunidad de reconsiderar su actitud en su otro deporte. Volvió a al WTA en 2016.

“Han sido dos semanas mágicas”, expresó.

La australiana se dirigió a su entrenador y otros acompañantes en su palco de invitados el sábado.

“Gracias, chicos, por seguir conmigo. Ha sido el viaje más asombroso éste que hemos hecho en los últimos tres años”, recalcó. “Y siento que es apenas el comienzo. Vamos a celebrarlo esta noche”.

 

Cumpliremos compromisos establecidos con EU: AMLO