in

De luto el balompié local

Foto: Megamedia

Fallece “Charly” García, un gran medio en los 70’s

La reacción de los aficionados y amigos de “Charly” García fue unánime: “Un crack” o “un jugadorazo”. Y el sentimiento por el repentino deceso de Carlos García Peniche, conmovedor para sus familiares y amistades, más allá de las canchas y del círculo empresarial.

Carlos García falleció anteayer tras una batalla con la enfermedad que le tuvo en cama sus últimos días. Pero, dicen sus amigos cercanos, jamás dejó de luchar para sobrevivir.

Así fue como hizo a lo largo de sus muchos años en las canchas de fútbol, donde fue una de las estrellas de los años 70 y 80. “Un verdadero jugadorazo”, nos recordó ayer Mauricio Perera Villanueva, quien extrajo de su archivo personal un valioso recorte del Diario en 1981, en que se reseña la trayectoria futbolística de “Charly”, a poco de debutar en la Tercera División con los Tiburones de Progreso. Nacía el fútbol profesional en Yucatán y él, como uno de los astros que había en el amateurismo en casa, tenía que estar.

La reseña del Diario se titula “Carlos García, un tiburón tres veces ‘mejor medio”. Y es que era entonces, como dice la publicación hablando de los mejores elementos del club, “es sin duda, García Peniche”. Y la foto del volante y de cabellera al estilo de la época, ilustra el espacio. Jugador amateur en una época en la que la rivalidad CUM-Modelo era una religión para nuestro fútbol, Carlos García Peniche es de los pocos que pudieron presumir en defender la playera de los Venados rojiblancos y los Blanquiazules modelistas, y hacerlo con destacado papel.

En camino a cumplir 62 años (nació el 1 de enero de 1959), “Charly” concluyó sus estudios como ingeniero civil en el Instituto Tecnológico de Mérida, donde también jugó fútbol. “Un ExaTec que destacó en la Modelo y en la Tercera División con Progreso”, refirió un colega suyo en la profesión, Alfredo Carmona García.

Sus inicios en el balompié se dieron cuando tenía ocho años, jugando para el Necaxa en un torneo celebrado en la Escuela Modelo. Y cuando su familia se fue a radicar en España, se enfiló en un torneo realizado por el Real Madrid. Le seleccionaron para el equipo infantil de los merengues y participó en el campeonato de la Zona de Castilla como extremo, siendo su equipo campeón.

Y a su regreso, jugó al máximo de su nivel en los torneos locales, en competencias nacionales, de instituciones educativas y a nivel estatal, con el CUM y también con la Modelo. La Asociación de Fútbol del Estado (Afeyac) le nombró tres veces seguidas el mejor mediocampista.

No hace mucho, antes de caer enfermo, compartió un vídeo a sus amigos saludándoles “‘Charly’ García, numero 34, orgullosamente blanco”. Fue presagio de una despedida desde San Crisanto de un alegre futbolista retirado hace mucho e ingeniero consumado.

Así le recordaron ayer sus amigos. Gabriel Ayuso Canché escribió como si gritara en una cancha una anotación: “Gooooool… de Carlos García”.— GASPAR SILVEIRA

 

Causa indignación la poda de árboles de una preparatoria de la Uady