in

De luto por Ernesto Canto

El marchista mexicano Ernesto Canto

El mexicano fue medallista de oro en Los Ángeles 84

El mexicano Ernesto Canto, campeón olímpico de la caminata de 20 kilómetros en Los Ángeles 1984, falleció ayer como consecuencia de complicaciones derivadas de un cáncer agresivo.

El Comité Olímpico Mexicano informó el deceso del exdeportista de 61 años, único atleta olímpico del país en ganar todos los títulos posibles de su deporte.

Nacido en Ciudad de México el 18 de octubre de 1959, Canto se dio a conocer como un grande del atletismo al ganar el Mundial de Valencia de 1981, aunque su primer gran triunfo fue el 7 de agosto de 1983 en Helsinki, donde se convirtió en campeón de la marcha de 20 kilómetros y ganó la primera medalla de los primeros campeonatos mundiales de atletismo.

Esa vez Canto detuvo los relojes en 1h20:49 para sacarle 10 segundos de ventaja al checo Jozef Pribilinec; un año después se confirmó como el mejor del mundo al ganar el oro en los Olímpicos de Los Ángeles, con 1h23:13 y siete segundos de ventaja sobre su compatriota Raúl González.

Al ganar los Juegos Panamericanos de Caracas 1983 y los Centroamericanos y del Caribe de La Habana 1982, el mexicano completó el circulo virtuoso de un deportista olímpico, al conquistar medallas de oro todas las competiciones posibles de su disciplina, lo cual nadie repitió en el país entre los hombres y solo lo hizo la campeona de taekwondo María del Rosario Espinoza, entre las mujeres.

Canto comenzó su carrera deportiva hechizado por la proeza de su compatriota José Pedraza, subcampeón olímpico en México 1968 y desde joven mostró un talento que combinó con una disciplina ascética.

Plusmarquista mundial poco antes de su título olímpico, al caminar los 20 kilómetros en una hora, 18 minutos y 40 segundos, es considerado uno de los deportistas más grandes de América Latina.

Hace unos meses le fue detectado un cáncer de hígado y páncreas, el cual asumió con la misma valentía de sus tiempos de deportista cuando el dolor y el cansancio lo castigaron en los kilómetros finales.

“La familia olímpica mexicana lamenta el deceso de Ernesto Canto, miembro del Comité Ejecutivo del Comité Olímpico Mexicano, icono de la marcha mundial; ganó todo”, dijo el Comité Olímpico de México en su cuenta de twitter.

Antes de su retiro, se llevó los honores en la Copa Randers de Dinamarca (1989), en la Copa de las Naciones en Múnich y en los Juegos de la Amistad en Seattle (ambos en 1990).

Fuera de las pistas, colaboró en el Comité Olímpico Mexicano y ayudó a jóvenes atletas a cumplir su sueño, como él los hizo. Hace unas semanas, Canto, a través de sus redes sociales, fue intervenido para seguir su batalla contra el cáncer y aclaró su situación:

“Por este conducto quiero agradecer las múltiples muestras de cariño y apoyo que he recibido. Estoy pasando por una situación difícil, pero la estoy enfrentando con fe y determinación. Quisiera pedir comprensión, pues por indicaciones médicas, requiero tranquilidad. Quiero también aclarar que no he solicitado donadores de sangre, pero si fuera necesario lo haré de su conocimiento. No puedo dejar de mencionar lo importante que es mi familia en estos momentos, su apoyo ha sido fundamental”.

 

México cumple criterios del FMI

Cartón de Tony: Cruzada con condiciones