in ,

El bateo les falla otra vez a los Leones

Alan López llega al plato con tranquilidad para anotar la segunda carrera de los Leones

Los Leones caen en once innings ante los Sultanes

Luego de una semana de pachangas ofensivas, los lanzadores de los Leones, y también los de los Sultanes, dieron cátedra en un santuario para el pitcheo.

Los bateadores melenudos se atoraron a la hora buena. Allí estuvo la razón de lo que pasó en el primero de la serie, que ganaron los Sultanes 3-2 en once actos.

Un gran duelo de por donde se le mire. En pitcheo especialmente y en algunas jugadas a la defensiva. Anote también el partido 19 al hilo de Héctor Hernández bateando de hit, la mayor racha de los Leones en una década (“Cacao” Valdez encadenó 18 en el Primavera de 2018 y Luis David Matos los mismos, en 2009).

Además hizo una de las mejores jugadas a la defensiva del año, en segunda base. “La Vieja” está jugando como nunca.

Pero cabe decir que los Leones tuvieron en bandeja de oro todo para ganar.

De la sexta a la novena, los melenudos pusieron la de la ventaja, y del gane, en posición de anotar. Y por equis o por ye, no llegó el batazo o la jugada que marque la diferencia. Digámoslo así: hasta con un pelotazo producían en la novena. Y es que vea: podría parecer una niñería, pero al novato Francisco Hernández le pasó rozando la pelota en su turno de octava, pero alcanzó a esquivar. Si lo golpea, se acaba todo. Faltó colmillo. ¿No?

Y así se fue otra oportunidad. Las cosas del juego. Yucatán se fue de 16-1 con corredores en posición de anotar y dejó a 13 en base.

Otra para señalar fue, ¿por qué se fue a la banca el refuerzo dominicano Alex Valdez en esa misma entrada para meter a un suplente, Alan López, que no es precisamente un buen bateador. Lo llamativo de todo esto fue que habían dos en base con uno fuera en este turno. Salvo que sea por una lesión, allí queda la duda.

A José Samayoa le debieron la victoria sus compañeros. Lanzó siete actos con pelota de cuatro hits, sin pasaportes y con cuatro ponches. Grande Samayoa y otra vez sin fortuna en partidos que lanza bien.

Ronald Belisario sacó sin problemas la octava y Chad Gaudin despachó novena y décima con algunos contratiempos. Pero salió a flote.

El problema del pitcheo de los melenudos fue uno y estuvo en Darío Álvarez. El ex lanzador de Grandes Ligas toleró jonrón de Víctor Mendoza y dobletes ligados de Chris Roberson y Agustín Murillo, que sirvieron para dos carreras.

Los Leones intentaron algo en el cierre. Alan López conectó triple por el central y en la misma jugada llegó al plato por un error. Pero así quedó todo: Wilfrin Obispo bajó el telón de un juegazo. De esos que aunque son largos y tuvo muchos cambios de pitchers no aburren.

Hoy, Jesse Estrada abrirá por las fieras en el segundo de la serie.— GASPAR IGNACIO SILVEIRA MALAVER

Encuentran a menor en el aeropuerto de Mérida; habría sido abandonado

Mafud te invita a “vivir con él”