in

El Covid “ayuda” al Everest

Foto: Megamedia

Los alpinistas no pueden subir por la crisis sanitaria

La crisis del Covid-19 ha enseñado al mundo a reinventarse. Muchos creen que éste es el comienzo de un cambio inminente en todo lo que nos rodea. Y lo cierto es que durante varias semanas hemos visto como en varios países así ha ocurrido.

Periódicos como ABC en España, se hacen eco del problema del Nepal y el Everest, en una época en la que los ingresos derivados de esta actividad son importantes para ese país.

Si el año pasado la polémica por una foto de una larga fila de montañistas subiendo el mítico monte hizo plantear medidas para evitar la masificación al gobierno nepalí, este año es todo lo contrario por culpa del coronavirus.

“No se repetirá la imagen de cientos de personas atascadas en la zona de la muerte tratando de alcanzar la cima del Everest, aunque ese respiro momentáneo para la montaña más alta del mundo se ha convertido en pesadilla para Nepal”, señala el periodista Emilio Escudero.

“Estamos viviendo una tragedia tan grande que tu proyecto personal no es más que una tontería en medio de todo lo que está pasando en el mundo. No me preocupa perderme esta expedición. Me preocupa más ver cómo salimos de esta situación, porque si antes era difícil encontrar apoyos, ahora será más complicado todavía”, señala el alpinista Carlos Soria, de 81 años de edad y que se alistaba para conquistar su penúltimo ochomil.

“Espero que la pandemia nos ayude a darnos cuenta de las cosas importantes y también de que la naturaleza necesita protección”, añade al periódico ABC.

Y no le falta razón; por ejemplo, la crisis del coronavirus con las medidas que los países han desarrollado ha hecho que el cielo se beneficie. Por ejemplo, en Jalandhar, una ciudad en Punjab, India, las nevadas cumbres del Himalaya se podían ver con claridad. No sería raro del todo si no fuera porque se ubican a 160 kilómetros de distancia.

Nepal ha cancelado cientos de permisos para esta primavera por culpa de la pandemia. De hecho, apenas habrá una expedición en el campo base del Everest, que ha sido autorizada por China y que está formada por ciudadanos de ese país.

Si lo consiguen, ellos serán los únicos que pisen esta primavera el techo del mundo. Será un contraste muy grande, porque normalmente puede haber 1,000 personas en el campo base del Everest, y estos días habrá solo una expedición. Eso sí, la montaña descansará de las masificaciones. La pandemia causa estragos en muchas partes del mundo, pero aquí ayuda a la naturaleza.

 

Cartón de Tony: Fracaso en México