in ,

El Liverpool, un desastre

Alisson

Cae ante Everton en Anfield y se aleja de la cima

Everton se impuso en la cancha de su rival metropolitano por primera ocasión en este siglo. Liverpool está mostrando su peor desempeño como local en casi 100 años.

Y parece que entregará sin oponer resistencia el cetro que tardó casi 30 años en conquistar.

El Everton le causó otro bochorno al Liverpool durante la campaña en la que se ha malogrado su sueño de revalidar el título, al imponerse ayer 2-0, para lograr su primer triunfo en Anfield desde 1999.

Los campeones defensores sufrieron su cuarta derrota consecutiva como locales. Es su peor racha desde 1923 y los ha hundido a 16 puntos del líder Manchester City.

Ahora, el Liverpool supera al Everton solo por diferencia de anotaciones. Y los “Toffees” han disputado un encuentro menos.

Everton no había derrotado a Liverpool en cancha alguna desde 2010. El sábado, la única decepción para los dirigidos por Carlo Ancelotti consistió en ganar el Derbi de Merseyside sin que se permitiera el ingreso de un solo aficionado en el graderío, debido a la pandemia.

“Era duro venir acá todos los años, sentirnos defraudados y, lo peor de todo, defraudar al lado azul de la ciudad”, dijo Séamus Coleman, capitán del Everton.

Las ambiciones de triunfo de los visitantes quedaron claras desde el comienzo, cuando se lanzaron adelante y presionaron a la inexperta zaga central de los Reds, formada por Jordan Henderson y Ozan Kabak.

El esfuerzo rindió frutos apenas a los dos minutos y medio. Un balón mal rechazado con la cabeza por Kabak quedó en los pies de James Rodríguez. Desde fuera del área y con gran visión, el colombiano filtró un pase por detrás del central prestado por el Schalke. El brasileño Richarlison alcanzó el esférico y le dio destino de gol con un tiro cruzado frente a su compatriota, el arquero Alisson Becker.

Liverpool perdió después a Henderson por lesión.

Cualquier esperanza de reacción quedó sepultada cuando Trent Alexander-Arnold derribó al sustituto Dominic Calvert-Lewin. Gyfi Sigurdsson convirtió el penal a los 83 minutos.

Más temprano, un penal convertido por Mason Mount permitió que Chelsea rescatara apenas un empate de 1-1 en la cancha de un Southampton.

 

Mayor cuidado animal

Gustavo Rodríguez Vega: Homilía del I domingo de Cuaresma