in

El papel de las mamás en el deporte de Yucatán: así lo narran

Shirley Chuil y sus hijos boxeadores Diego y Rodrigo Chan Chuil 10 de mayo
Foto: Megamedia
Diana Chay Dzul, pesista, medallista panamericana y mundial 10 de mayo
Rita Rosado, excampeona nacional de salto triple, y su hija Ana Victoria Navarrete Rosado 10 de mayo

 

Los retos se cumplen con las experiencias del día a día, de madres a hijas

De muchas formas, las mamás forman parte fundamental en la vida de los deportistas. Incluso, muchas deportistas son mamás y experimentan lo que sus progenitoras vivieron.

Así lo cuentan una madre que es medallista panamericana en pesas, una mamá excampeona nacional de salto triple, una que lucha a brazo partido por forjar a sus hijos en el cuadrilátero y una karateca que, dice, sin su madre, no estaría cerca de los Juegos Olímpicos. Se dice fácil.

Muchas mamás, miles, estamos seguros, llevan el mismo trajín de vida, de sacrificios y retos, en la casa, al volante, en las gradas. Otras integran el rol de mamás-deportistas, como Diana Chay Dzul, quien se embarazó siendo adolescente, y, ahora madre de tres hijas y con 25 años de edad, acaba de regresar de República Dominicana, donde ganó tres medallas en el Campeonato Panamericano de Mayores de Halterofilia. “Mis niñas son mi más grande orgullo, ellas son todo para mí, y ahora me estoy enfocando en mi en mis metas, sé que sí podré llegar”, cuenta Diana desde su modesto gimnasio de Dzibikak, en Umán, donde vive con su esposo Félix Molina Tinal, entrenador, y sus retoños, Jimena Nicole, de ocho años; Diane Esperanza, de cuatro, y Ángela Sofía, de apenas uno.

Y así, muchas historias más. Antes del éxito, está la lucha constante de quien carga en el vientre nueve meses, vigila el crecimiento, aprende y sufre sobre la marcha, y, al final, está en el otro lado mirando cuando se alcanza la meta. Así lo recordamos en cada 10 de mayo. Y por adelantado, celebramos el Día de la Madre en los “Domingos Especiales de www.yucatan.com.mx”. ¡Abrazo a todas!— Gaspar Silveira Malaver

 

 

Tzucacab, “invadido” por fuertes vientos