in

Enfrentamientos atractivos

Tom Brady

Alzan la mano los Carneros y los Titanes en la NFL

La ronda de comodines dejó buenos partidos y algunas sorpresas importantes.

Los Carneros de Los Ángeles, que hace dos semanas perdieron ante los Jets de Nueva York, ofrecieron una actuación inmaculada para derrotar a los campeones de su división, los Halcones Marinos de Seattle.

Los Cuervos de Batimore derrotando a los Titanes de Tennessee no fue sorpresa, pero sí fue la victoria de otro equipo como visitante.

Hay que destacar lo de los Cafés de Cleveland, que sin head coach y sin entrenar en la semana por temas de Covid-19, derrotaron a los Acereros de Pittsburgh.

La ronda divisional trae emparejamientos muy atractivos:

En la Conferencia Nacional, los Carneros jugarán el sábado en Green Bay ante los Empacadores.

Sean McVay, head coach de los Carneros, dio cátedra de cómo preparar un juego para derrotar al experimentado Seattle a domicilio. Sin embargo, luce poco probable repetir la actuación ahora ante los Empacadores.

El ataque terrestre de Los Ángeles con Cam Akers ayudó a controlar el reloj de juego a su favor. Ahora, deberán repetirlo para dejar fuera del campo del mayor tiempo posible al quarterback Aaron Rodgers.

Aun así, será interesante ver el enfrentamiento entre la defensiva de los Carneros y la ofensiva de Green Bay, comandada por el casi Jugador Más Valioso de la temporada, Rodgers.

En otro choque, los Bucaneros de Tampa Bay se medirán con los Santos de Nueva Orleans en la División Sur de la Conferencia Nacional. Será su tercer enfrentamiento del año.

En los partidos de temporada regular, los Santos provocaron tres intercambios de balón. En buena medida esa fue una de las razones de las derrotas de los “Bucs” ante Nueva Orleans.

Este juego no parece estar tan cargado hacia los Santos, aunque siguen siendo favoritos. Hay que recordar que los Santos han sufrido eliminaciones en playoffs inverosímiles en los últimos años.

Una de ellas por una tacleada fallida de Marcus Williams a Stefon Diggs, de los Vikingos de Minnesota en el llamado “Minnesota Miracle”. Otra, por una interferencia no marcada contra Chauncey Gardner-Johnson, de los Carneros. Gardner-Johnson ahora juega para Nueva Orleans.

Será un tercer duelo entre Tom Brady y Drew Brees, quien el viernes cumplirá 42 años.

De perder los Santos, podría ser el último juego en la carrera de Brees. Aparentemente anunciará su retiro a final de la temporada.

En la Conferencia Americana, los Cafés de Cleveland chocarán con los Jefes de Kansas City.

Los campeones enfrentarán en casa a un equipo que se ha convertido en las últimas semanas en una amenaza para cualquiera.

Cleveland llega con la moral por todo lo alto, tras derrotar dos veces en ocho días a los Acereros.

Mucho mérito para un equipo que no pudo contar con su head coach Kevin Stefanski, por positivo de Covid-19. Los jugadores tampoco pudieron entrenar en sus instalaciones por la misma situación.

Aun así, la magia de Patrick Mahomes y de su entrenador Andy Reid le ofrecen poder al equipo. La baraja ofensiva de Kansas City es impresionante.

Hay lugar para preguntar si el descanso de tres semanas de Mahomes podría afectar su ritmo.

Bills, favoritos

En otro encuentro, los Cuervos de Baltimore jugarán ante los Bills de Buffalo , que en sus últimos juegos se ha mostrado como un rival bastante incómodo.

La ofensiva de los Cuervos, encabezada por Lamar Jackson, que hace semanas era predecible, ahora luce imparable. La defensiva sigue siendo de mucho respeto y enfrentará a una ofensiva encabezada por la sensación del año.

Por su parte, Josh Allen sigue haciendo las cosas bien. Los Bills prácticamente no tienen ataque terrestre, y todo pasa por el brazo y las decisiones de Allen.

El año pasado, el quarterback de Buffalo tuvo 20 pases de anotación. En la presente temporada elevó la cifra a 37.

Pero no fue lo único. Allen es además el líder de este equipo.

Buena prueba la que tendrán los Bills, favoritos para llegar a la final de conferencia.

La lógica dice que los locales son favoritos, pero está es la NFL, la liga más difícil de predecir.

 

Brillante en el Dakar