in

Everth Cabrera: el pelotero más destacado de Otoño para el Diario de Yucatán

EVERTH CABRERA El Más Valioso para el Diario

 Valioso de principio a fin

Hablar de una persona que sobresalga en una tarea de equipo será siempre complicado.

Pero, en medio de un análisis que tuvo como refuerzo a personas que están metidas casi de tiempo completo en el béisbol, en los Leones de Yucatán específicamente, nos permitió llegar a una conclusión, muy cerrada, pero con razones y consecuencias.

Everth Cabrera es, de acuerdo con nuestros personajes consultados, el Jugador Más Valioso de los Leones en el Campeonato de Otoño. Hará historia porque esta será la única ocasión, al menos eso vemos, que un año tendrá dos nominaciones de este tipo, al jugarse dos torneos. Luis Juárez obtuvo nuestro reconocimiento en el torneo primaveral.

Cabrera, quien jugó en Grandes Ligas con San Diego y Baltimore (seis campañas en total), ha sido el único melenudo en ver acción en todos los partidos de este campeonato otoñal. No se ha perdido, de hecho, un solo partido de sus equipos en la Liga Mexicana (ni con los Algodoneros del Unión Laguna, con quienes comenzó en Primavera, ni desde que llegó a la cueva yucateca).

¿Por qué no Leo Heras? ¿Por qué no Ricardo Serrano? ¿ Por qué no Chad Gaudin o “Pepón” Juárez?

Consultamos a 12 personas metidas a fondo en el tema, incluso periodistas de otros medios locales, sobre las razones de cada uno.

Cabrera, quien entró a la jornada de anoche con .384 de porcentaje, ha estado toda la campaña en las paradas cortas. Casi dobló sus números en hits, produjo más carreras, y en el campo corto dio solvencia a los Leones, tras desdibujarse a sí mismo en una Primavera de esas que, a ratos, él y muchos quisieran olvidar.

El juego, empero, es así. En una entrevista hace un par de semanas, habló de una razón fundamental de sí para el juego: trabajo en equipo. Le dio crédito a quienes están con él, a quienes luchan a brazo partido por el bien de la organización.

Porque, nos dijo, “si no, no funciona nada”.

Heras cerró anoche en Cancún lo que puede llamarse un temporadón. Bateando, fildeando, corriendo. Probó en posiciones en el line up que no acostumbra y respondió. Eso de aparecer de cuarto bate cuando casi toda tu vida has sido primero, no es pepita y cacahuate.

Pero estuvo ausente, no por gusto sino por honor (seleccionado nacional para los Juegos Centroamericanos y del Caribe), y en esas dos semanas, la jaula se incendiaba. Durante ese lapso (sin Heras, sin “Pepón”, sin Sebastián Valle, ni otros lanzadores), los Leones pasaron problemas serios. Cabrera fue uno de los encargados de mantener el agua a su nivel, sumándose peloteros que, sin hacer ruido, respondieron para que todo siga al menos normal.

Uno, Ricardo Serrano. El antesalista duranguense cerró la campaña como el mejor del equipo en jonrones (ocho) y carreras producidas (41). Pocos mexicanos aparecen entre los 10 mejores remolcadores de la temporada. Serrano está allí.

Igual destacó Humberto Sosa. Definitivamente que no está viviendo sus mejores años, pero Sosa fue lo que el mánager, y el equipo, requirieron en el momento más incendiario. Sosa catcheó, jugó primera, fue designado. Apareció de cuarto, de quinto, de sexto… Sin Art Charles, lo mandaron a primera. Sin Valle, apareció detrás del plato. Un comodín de esos que vas a recordar siempre.

La conclusión de nuestros expertos dio como resultado que Cabrera estuvo todo el torneo. Alguno dijo que “es que luego de estar mal en el primer campeonato, se sobrepuso. Y hasta hace ver fácil todo lo que le toca hacer en el campo”.

Todos valiosos, como el mismo Cabrera nos dijo. Pero siempre alguien se pone en un apartado especial con lo que hace dentro y fuera del terreno de juego. De allí salió la designación que el Diario le entrega.— Gaspar Silveira

 

Maestros denuncian nepotismo

Aliados y compañeros