in ,

Explotan los cañones melenudos

Art Charles (centro)

Ganan con cuatro jonrones, tres en fila en la sexta

La Franklin está volando y haciendo pedazos varios récords de bateo. Así que no fue sorpresa el explosivo sexto episodio que vivieron anoche los Leones de Yucatán.

Art Charles, Xavier Scruggs y Sebastián Valle dispararon jonrones consecutivos en un racimo grande de seis carreras, y los melenudos vencieron 7-2 a los Piratas de Campeche en el primer juego de la serie.

Su cuarto triunfo seguido en el Parque Kukulcán les permitió aumentar a juego y medio su ventaja en la cima de la Zona Sur, aprovechando que los Tigres de Quintana Roo cayeron de nuevo.

Los Leones batearon cuatro jonrones en total y llegaron a 114, colocándose a diez de su récord de todos los tiempos, implantado en la campaña de 1986, cuando la pelota Comando hizo estragos con récords y también con muchos brazos.

Ayer señalamos en la reseña el buen momento que pasan las fieras por lo visto en la serie previa ante Puebla. Ayer continuaron así.

Dustin Crenshaw lanzó gran partido de cuatro hits en siete episodios, potable y necesaria aportación en una recta final en la que los brazos estelares han mostrado cierto cansancio. Entendible, desde luego.

Y Crenshaw hizo justo lo que de requería, ante un rival bastante incómodo para los Leones.

Pero sin duda se llevaron las palmas los artilleros.

Primero, los Leones se sacudieron del dominio de Frank Garcés y su primer hit fue un bambinazo de Alex Liddi en la cuarta entrada.

Y llegó la sexta.

Muchos aficionados vestidos con jersey de los Venados estaban entrando al Kukulcán (jugaron a las 7 en el “Iturralde” y ganaron 1-0) cuando se dio la mayor demostración ofensiva en una misma entrada. Charles la botó con dos en base abriendo la fiesta y luego siguieron Scruggs y Valle. Pocas veces vemos esa clase de actuaciones porque aquí la pelota generalmente no vuela.

Pero la Franklin, duramente criticada, pues voló y voló para un racimo de seis anotaciones que definió todo.

Campeche también puso su parte en la noche de fuegos artificiales con Diego Madero, un exleón, poniendo la pelota en las butacas del izquierdo para romper los ceros en la novena.

Noche de cinco jonrones y buen pitcheo por el bando de los Leones. Y Liddi regaló un gran lance en la séptima tirándose a su costado y luego mandar su riflazo rodilla en tierra.

Y es que cuando salen las cosas en el béisbol se respira distinto. ¿No es así?

El sonorense José Samayoa subirá a la loma hoy buscando la serie, en punto de las 6 de la tarde.— Gaspar Silveira Malaver

Venados no ceden la cima