in

Familiares de poca fe: no vieron el hit de oro de Phillips

Casi sin poder respirar

Abandonaron el estadio antes del momento clave

Cualquier cosa te podrías imaginar que suceda en la Serie Mundial de una temporada muy extraña en prácticamente todo. Incluso que tu familia se pierda tu histórico debut.

Eso fue lo que sucedió con Brett Phillips, el joven bateador zurdo que conectó el hit que ayudó a las Rayas de Tampa Bay a empatar en la remontada de la novena entrada del Juego 4 ante los Dodgers, el sábado.

Phillips no imaginaba que iba a tomar un turno en el partido. Su familia, menos, así que su esposa y sus padres se retiraron antes de la novena entrada del Globe Life Field de Arlington para no tener problemas en el congestionamiento a la salida.

Y en la novena, con dos outs, Phillips fue llamado para tomar un turno que fue de oro puro, pues conectó sencillo al derecho que produjo la del 7-7. En la misma jugada, Randy Arozarena anotó entre los errores de los angelinos para ganar.

Pero ese momento no lo vieron sus familiares y el jardinero rió por ese acontecimiento. Phillips, de otro lado, se emocionó tanto por lo vivido, entre correr por el hit y correr perseguido por sus compañeros para felicitarle, que fue atendido rápido en el clubhouse al subírsele la presión hasta 140. Le inyectaron intravenosa para bajarle las tensiones que vivía.

Y otro detalle: su teléfono y sus redes sociales se saturaron como nunca. Phillips confesó que se fue a dormir pasadas las 4 de la madrugada tratando de responder mensajes, incluso de compañeros peloteros felicitándolo.— Gaspar Silveira

 

Drake y ''Pepón'', con bates encendidos