in ,

Feria de bases por bolas en victoria de los Leones

La cueva de los Leones recibe entre felicitaciones a Sebastián Valle (52)

Reacción yucateca

Los partidos y las series hay que ganarlas.

Los Leones se sobrepusieron a una tercera entrada de auténtica pesadilla para voltear el marcador y terminar aplastando 19-6 a los Algodoneros del Unión Laguna, ganando la serie en el Parque Kukulcán.

Y llevarse la victoria sirvió para medio paliar la humillante derrota de la noche anterior y para hacer menos dura la jornada dominical a los Leones. Porque vaya que se metieron duró con ellos.

Nada para sentirse orgullosos: Algodoneros y Leones empataron una marca de Liga Mexicana firmando 23 pasaportes entre ambos. Ningún partido había tenido tantas transferencias como el de anoche desde que en la temporada 2000 Algodoneros y Pericos lo hicieron.

Y es que de verdad fue una pena ver pasaporte tras pasaportes. A los Leones les pitaron durísimo sus seguidores en la tercera. Y fue por el descontrol horrible de sus lanzadores.

Yucatán anotó cuatro veces en la segunda, en la que Sebastián Valle vació la casa llena con doble, comenzando su gran noche ofensiva. Pero abriendo la tercera José Samayoa firmó tres seguidas y en total dio cuatro, de siete transferencias que hubo allí, a una del récord de todos los tiempos.

Seis carreras cuajaron los laguneros y ya debe usted imaginarse las linduras de los aficionados, cada vez más iracundos.

Por fortuna, sí el pitcheo de los Leones estuvo mal, el de Laguna estuvo peor.

Y los Leones aprovecharon todo lo que los Algodoneros les dieron para salir a flote y ganar la serie. A la ofensiva Valle se fue con cinco remolcadas, igual que Jonathan Jones, cuyo grand Slam en la octava coronó el ataque león de 18 hits.

Fueron dos racimos de cuatro carreras, uno de tres y otro grande de siete. Ahora sí que ni fallando tan duro como la víspera podría irse de la bolsa la victoria.

Borraron además lo terrible de su pitcheo, especialmente Samayoa, Julián Arballo y Manuel Chávez . Aunque les batearon sólo seis hits, los pitchers leones dieron diez bases. Salieron bien librados el ganador Christian Prado, con tres actos en blanco, y Dalton Rodríguez, Tony Amezcua y Andrés Ávila.

El abridor Algodonero Johan Flande se vio muy mal igual pues firmó nueve pasaportes. Y los relevistas igual.

Así las cosas, ganar fue muy valioso en este maratón de 3:45 horas de duración, 25 carreras, 19 hits, 23 bases por bola y 352 lanzamientos totales. Hubiese sido terrible salir de gira con otra derrota. Por fortuna, el león rugió y fuerte antes de viajar a Aguascalientes, donde se espera una serie de muchos batazos.— GASPAR SILVEIRA

Sofía Aragón de Jalisco, es la nueva Mexicana Universal