in

Ferrer se despide del tenis en Madrid

David Ferrer se despide tras la derrota.- Foto: AP

MADRID (EFE).- David Ferrer le dirá adiós al tenis en Madrid, donde mañana iniciará su último torneo.

El alicantino de 37 años ocupa el puesto 144 de una clasificación que llegó a considerarle como el tercer mejor jugador del mundo.

Su primera ronda será contra Roberto Bautista en la cancha Manolo Santana.

Ferrer consume sensaciones contradictorias. Acumula mensajes y llamadas. De despedida, de cariño y de admiración. Madrid y su gente alienta al personaje.

Fue evidente este lunes, en la pista 13 de la Caja Mágica, donde completó la jornada de entrenamiento. La misma cancha donde se ejercitaron Rafael Nadal y Novak Djokovic. Ferrer disfrutó del afecto, del reconocimiento de la gente. Agolpada en la pequeña grada de ese escenario.

Gane o pierda David tiene más que asimilada su despedida. Una decisión meditada, bien pensada y un futuro tranquilo más próximo a la familia.

David Ferrer tendrá el cariño del público de Madrid y también el de sus más cercanos. Amigos de toda la vida, gente de Jávea, que se ha trasladado hacia el Mutua Madrid Open para dar calor al jugador y alimentar sus emociones.

Roberto Bautista, de Castellón, que siempre consideró a Ferrer como un mentor y como un hombre al que admirar, estará enfrente en la pista. En Madrid se medirán por cuarta vez. La primera al margen de un Grand Slam. Con los números favorables al de Jávea pero con el precedente reciente inclinado del lado de su rival.

El Abierto de Australia del 2017 contempló uno de los partidos más enconados de los últimos tiempos. Una lucha sin fin de más de cuatro horas que Bautista ganó en cuatro sets (7-5, 6-7(6), 7-6(3) y 6-4) para alcanzar los cuartos de final.

Fue el primero que ante Bautista perdió Ferrer, que se impuso en el Abierto de Estados Unidos y Wimbledon del 2013. Partidos siempre largos, a más de tres sets.

Gran legado

David Ferrer deja un brillante legado tras de sí. Veintisiete títulos del Grand Slam iluminan su recorrido por el circuito. Un Masters 1000, en París, pero actuaciones memorables como la final de Roland Garros del 2013, donde cayó ante Nadal. Además, dos semifinales en el Abierto de Australia y otras tantas en el Abierto de Estados Unidos.

Pero sobre todo, Ferrer, que alcanza este año su decimosexta presencia e Madrid, donde su tope fueron las semifinales que perdió con Roger Federer en el 2010 y con Kei Nishikori cuatro más tarde, puede presumir de haber sido un componente relevante de la gran armada. De la mejor generación y la etapa más brillante del tenis español. Aquél que con él alcanzó tres títulos de Copa Davis.

Madrid será su sexto torneo de un año planificado con cálculo, a medida del adiós. Una despedida que empezó a asimilar de lleno en Barcelona, en el Conde de Godó, donde llegó a octavos y cayó ante Nadal.

Ahora se topa con Roberto Bautista. Un rival y un amigo, que puede poner la rúbrica a la retirada de un nombre brillante en el deporte español.

Árbol cae sobre una mujer en Tzucacab

Diputada propone esterilizar a mujeres que aborten