in

Final de debutantes

Barbora Krejcikova y el juez de silla revisan una marca en las semifinales con la griega Maria Sakkari

Se define el duelo por la corona femenina en París

Barbora Krejcikova esquivó una bola de partido y una pelota mal cantada para avanzar a su primera final de Grand Slam al vencer ayer 7-5, 4-6 y 9-7 a María Sakkari en el Abierto de Francia.

Un cuestionado fallo del juez de silla Pierre Bacchi en el último juego demoró por instantes el triunfo de Barbora. El tenis se salvó de un resultado injusto cinco puntos después, cuando la checa despachó un revés ganador para sellar la éxito más trascendental de su carrera.

“Siempre quise jugar partidos como este”, dijo Barbora. Su rival de mañana será Anastasia Pavlyuchenkova, una rusa de 29 años que también alcanzó su primera final en un Slam tras derrotar 7-5 y 6-3 a Tamara Zidansek.

Fue apenas la segunda ocasión en la era profesional que la fase de semifinales de un Grand Slam reunió a cuatro mujeres debutantes en esa instancia. La anterior fue en el Abierto de Australia de 1978.

Barbora, quien ostenta dos títulos de dobles en los Slams y figura 33a. en el ránking, apenas concursó por quinta ocasión en el cuadro principal de un grande.

En contraste, Anastasia (31ra cabeza de serie) había disputado la mayor cantidad de grandes antes de alcanzar una final —52— que cualquier otra mujer. Top 20 como adolescente en la gira, tenía marca de 0-6 en la ronda de cuartos de final en las grandes citas, barrera que finalmente logró sortear el martes y ahora amansó la potencia de Tamara en su semifinal.

“Era algo que había ansiado tanto y ahora mismo estoy abrumada”, dijo Anastasia , dirigiéndose al público. “El tenis es un deporte muy mental. Es lo que lo hace tan complicado”.

Después, en una rueda de prensa, prometió disfrutar la final por ser algo que tanto demoró en llegar.

“Me ha tocado transitar un trayecto especial muy largo”, dijo. “Estuve cerca de las semifinales muchas veces, pero no se daba”.

En la segunda semifinal, Barbora levantó una bola de partido en el noveno juego del set decisivo con una volea. El partido prosiguió 40 minutos más en la cancha Philippe Chatrie.

Sakkari reconoció que acusó los nervios.

“Me estresé en el match point, fui pasiva”, dijo la griega de 25 años. “Fue un error de novata. No fui agresiva. Me puse un poco defensiva, especialmente en los puntos importantes. Lo bueno es que aprenderé de ellos. Son emociones humanas”.

Con Barbora disponiendo de un match point en el último juego, María depositó una derecha cerca de la línea de fondo. Barbora frenó y alzó sus brazos en señal de triunfo, pero Bacchi se bajó de su silla, le dio una mirada y cantó como buena la pelota, ordenando repetir el punto.

Por televisión se apreció claramente que la pelota salió, pero Roland Garros no usa la tecnología de vídeo, confiando en las marcas que las pelotas dejan en la arcilla. Barbora no perdió la compostura y acabó celebrando al convertir su quinto match point.

En un día caliente y despejado, la calidad de la primera batalla fue excelente.

Tamara, la número 85 del ránking y que esta semana se convirtió en la primera mujer de Eslovenia en acceder a los cuartos de final de un Slam, ejerció el dominio al inicio, a merced de su agresividad y potentes derechas.

Pero Anastasia no tardó en responder, siendo más consistente en los puntos importantes. Acabó depositando dos tímidos saques en la red para ceder el set.

El servicio de Anastasia fue más efectivo y las devoluciones de la rusa en el segundo set tuvieron más poderío al irse arriba 4-1. Acusó los nervios con un par de doble faltas, una de esas al verse contra una bola de quiebre, y el marcador se apretó 4-3. Reaccionó de inmediato para quebrar otra vez y con convicción sentenció en su siguiente turno de servicio.

Anastasia volverá al Top 20 la próxima semana por primera vez desde 2018.

 

A la venta 2,500 casas

El PRI, el gran perdedor