in ,

La vida de Pelé, en museo a días de su cumpleaños

Foto: Megamedia

Con un legado imborrable

 

La electricidad acababa de llegar al municipio de Tres Coracoes, en Minas Gerais, cuando el 23 de octubre de 1940 nació el primer hijo de Dondinho y Celeste. Le pusieron de nombre Edson, en homenaje al inventor Thomas Alva Edison. Después se convertiría en Pelé, el mejor futbolista de la historia.

Esa y otras historias están recogidas en una muestra interactiva que abre sus puertas desde este jueves en el Museo del Fútbol de Sao Paulo, a los pies del mítico estadio Pacaembú, con motivo de los 80 años del “menino” negro que conquistó el mundo con su habilidad, su carisma y su trabajo en pro de la paz y la infancia.

La exposición hace un repaso a la biografía de Edson Arantes do Nascimento, desde sus orígenes humildes en los que empezó a trabajar siendo un pequeño vendiendo cacahuates y limpiando botas en una estación de tren, pasando por los 18 años que estuvo en el Santos y los tres Mundiales que ganó con Brasil, hasta su retiro en 1977.

Una vida repleta de éxitos deportivos que consiguió romper con el racismo estructural de su país y sobrepasó las canchas de fútbol para transformarse en un fenómeno social mundial.

Este viaje por la trayectoria del astro brasileño incluye 444 fotografías animadas, vídeos con sus mejores jugadas y testimonios de diversas personalidades, como el cantautor Chico Buarque, que explican a las nuevas generaciones por qué Pelé es el Rey del fútbol.

“La generación de nuestros abuelos vio jugar a Pelé, mi generación vio a Pelé como figura mediática, apareciendo en programas, como gran ídolo, pero la generación más joven no le conoce tanto”, explicó Marilia Bonas, directora técnica del Museo de Fútbol.

Los más jóvenes son el público objetivo de esta muestra que ha optado por usar lenguajes innovadores, nuevas tecnologías y juegos interactivos para descubrir los secretos del campeón mundial en 1958, 1962 y 1970, a fin de mantener vivo su legado para el resto de las generaciones.— EFE

 

 

Guevara dejaría la Conade

Los primeros gritos de gol