in ,

Por la supremacía de Guadalajara

El delantero mexicano Santiago Giménez durante el entrenamiento cementero previo al partido de hoy

El Clásico Tapatío llama la atención en la jornada sabatina

El Torneo Guardianes 2020 está por terminar y no hay mucho margen de maniobra para varios equipos. Si además te juegas un clásico, todo pasa a cobrar una mayor relevancia.

Hoy, las Chivas y el Atlas, eternos enemigos deportivos de su ciudad de origen, llegan a la fecha 14 con la necesidad de sumar y de perpetuar una de las rivalidades más añejas y eufóricas del balompié mexicano en una edición más del Clásico Tapatío.

Las Chivas, con 19 unidades en su haber, arriban al partido con altas posibilidades de obtener un boleto para la llamada fiesta grande. Por su parte, el cuadro rojinegro ve lejana la oportunidad de clasificarse a la liguilla; con los 13 puntos que tienen en la bolsa y con 12 más por disputarse, las matemáticas mantienen con vida a los Zorros pero su pobre desempeño a lo largo de la competencia hace dudar hasta al más optimista.

En lo que sea que estas dos escuadras se enfrenten, la obligación es innegociable: ganar o ganar.

“Creo que el resultado repercute diferente para cada uno, si nosotros ganamos es un objetivo para ir a la liguilla, del otro lado es como tener un poquito más de colchón por si no consiguen los resultados. Para nosotros no es un partido más, pero no nos enfocamos solo en el Clásico, después vamos por otro partido más igual de importante. La exigencia no es la misma en Chivas y ahí, ganar un Clásico no te salva la temporada pero sí estar relajado dos o tres semanas”, dijo Antonio Briseño, jugador de las Chivas que cuenta con pasado atlista.

Hoy desconoce el “Pollo” Briseño cómo sea el tema de ganarle a Chivas, respecto a qué le dan a los jugadores, ya que antes si había premio y la motivación se iba a las nubes, por varios factores.

La Máquina, ante Tigres

En Cruz Azul no hay espacio para los pretextos, así que pese a contar con tres bajas (por contagios de Covid-19) y un día de entrenamiento tras la vuelta de los seleccionados nacionales, su técnico, Robert Dante Siboldi, sabe que deben conseguir un resultado importante ante los Tigres de la UANL.

“Son bajas muy importantes, pero tenemos con qué suplirlas y no ponemos excusas, tratamos de recuperarnos lo más pronto posible y trabajamos para obtener un buen resultado el sábado (hoy)”, dijo en conferencia el estratega uruguayo.

El duelo entre los lugares dos (Cruz Azul) y el cinco (Tigres) se emparejó en ausencias, con el anuncio de tres casos positivos (coronavirus) por parte del equipo regiomontano.

Lo cierto es que los del norte llegan enrachados al cotejo, ya que suman cinco partidos consecutivos sin derrota y, con 23 puntos, están a un triunfo de los cementeros. Ahí radica la importancia del cotejo que se disputará en el Estadio Azteca.— el universal

 

Guevara dejaría la Conade

Los primeros gritos de gol