in

Gran basquetbolista, superior ser humano

El legado de José Obed Collí Argáez

Marcelo Pérez Rodríguez (*)

El deporte yucateco, en especial el básquetbol, están de luto por la muerte de uno de sus promotores más insignes: el profesor José Obed Collí Argáez.

Fue un consumado amante del deporte y practicó el básquetbol toda su vida, alejado los últimos años por actividades administrativas que realizaba y la enfermedad que lo aquejaba.

Sin embargo, en inauguraciones de los torneos de veteranos en el Gimnasio Polifuncional siempre era invitado especial por el aprecio que le tenían los jugadores y porque también fue protagonista de muchos juegos en esa duela.

Como profesor de educación física en varias escuelas fue un promotor del deporte en general, principalmente del baloncesto.

A muchos niños y adolescentes de esa época les enseñó el abc de este deporte, quienes ahora son jugadores en activo o ya retirados.

Algo que caracterizó a Pepe Collí, conocido así por muchos, fue su caballerosidad, amabilidad, ese don de gente en donde mostraba su calidad humana. Era una persona amable dentro y fuera de la cancha.

Fue fundador de los equipos Colammy de básquetbol —Colegio Americano Mérida Yucatán— desde primera fuerza hasta veteranos.

Fue jugador y también entrenador en esas categorías, ya como veterano jugador entrenaba a los jóvenes de esos equipos.

Siempre quiso que los capitanes de los equipos que él formaba fueran “colammistas” de corazón. Hasta ahora, los equipos que existen del Colammy, en las diversas categorías del baloncesto, son dirigidos por jugadores salidos de las filas de esos quintetos emblemáticos.

Como basquetbolista

A Pepe Collí lo vi jugar en veteranos del Tecnológico en la categoría de 35 años. Nos conocimos en los torneos y durante muchos años jugamos en esa duela en equipos diferentes. Era un tirador de 3 muy efectivo. Una característica de él era mostrarle el balón al contrario cuando la tenía entre las manos, confiado el contrincante le daba un manotazo al balón, pero lo tenía agarrado de tal manera que no la soltaba, esa distracción aprovechaba él para tirar o entrar en triple.

Luego en el Polifuncional nos encontramos en las categoría de 45 y 50 años. Siempre un jugador hábil para pasar el balón, tirar de tres o realizar una colada en triple. Lo importante era su juego limpio y la amabilidad para tratar a los jugadores y a extraños.

Amaba el básquetbol y estaba presente en los diferentes torneos, sea como jugador o entrenador.

Los equipos Colammy fueron sus clubes de corazón, aunque como deportista surgió de las filas del Instituto Tecnológico de Mérida.

Como directivo

Fue director del Injudey de 1994 a 1996, que abarca el mini período de casi dos años de Federico Granja Ricalde y unos meses de la administración de Víctor Cervera Pacheco. Le dio apoyo al deporte en general, principalmente al baloncesto estatal y regional, y en su gestión se inauguró el Gimnasio Polifuncional, cuya construcción inició en el periodo de la gobernadora Dulce María Sauri Riancho.

También fue director del Centro de Alto Rendimiento durante la administración de Patricio Patrón Laviada y se preocupó por sacar adelante a los jóvenes deportistas.

Era una persona entregada al deporte en general en donde se encontrara y un consumado promotor y jugador de básquetbol. Esas encomiendas administrativas lo alejaban un poco del baloncesto como jugador, pero siempre estaba atento a crear más espacios para este deporte y otros y apoyar decididamente a los deportistas. En los últimos tres lustros se alejó como jugador activo, pero siempre presente en las inauguraciones de torneos de veteranos.

Adiós con elogios

En el deporte ráfaga, como en otras disciplinas, así como de amigos, conocidos y rivales en la duela, hay palabras de elogio para alguien que hizo del deporte parte de su vida y quien fue, en su relación con los demás, una gran persona. Adiós a un jugador de básquetbol, a un amigo y promotor del deporte, pero sobre todo a un gran ser humano. Luto en el deporte por José “Pepe” Collí. Descanse en paz.— Mérida, Yucatán

Contarán historia sobre cráter que cayó en Chicxulub