in ,

James, a quitarse a los Celtics

El astro de la NBA LeBron James (izquierda) disputa el balón con Marcus Morris

Comienza hoy la final del Oeste en casa de Boston

Hace rato que en Boston no cuelgan un estandarte de campeones de la NBA. Una década para ser exactos. Y LeBron James carga con buena parte de la culpa.

El astro de Cleveland ha eliminado a los Celtics de los playoffs cuatro veces en los últimos siete años, y James expondrá una racha de seis victorias en la postemporada al presentarse en Boston para la final de la Conferencia del Este, que arrancará el domingo en el TD Garden.

Como integrante del Heat de Miami y de los Caballeros, James —cuyo éxito ante Boston dio un giro de 180 grados con una magistral actuación en un sexto partido en 2012— ha amargado a la franquicia más laureada de la NBA.

Si vence a los Celtics otra vez para acceder a una octava final consecutiva de la NBA, James se unirá a un exclusivo club, cargado de leyendas de Boston.

Solo Bill Russell (10), Sam Jones (9), Tommy Heinsohn (9) y Frank Ramsey (8) han disputado más series finales que James, quien asegura que no se ha puesto a reflexionar sobre la posibilidad de entrar a ese grupo.

“Lo que sé es que esta es mi octava final de conferencia seguida y que tengo la oportunidad de pelar por un campeonato si logro salir triunfante de esta final de conferencia de final, así que no lo tomo como algo decidido”, dijo James. “Uno sueño con ser protagonista de partidos importantes en la NBA. Ese fue mi objetivo único cuando llegué a la NBA —ser el mejor posible— Y creo que eso es algo que he logrado en mi carrera”.

Al inicio de su carrera, sin embargo, los Celtics fueron un muro para James en la postemporada.

El denominado “Big 3” de Boston, el tridente conformado por Kevin Garnett, Paul Pierce y Ray Allen, le eliminó y a los “Cavs” en 2008 y 2010. La segunda serie acabó con James retirándose furioso de la cancha, sacándose la camiseta. Fue el aviso de su salida de Cleveland como agente libre para irse a South Beach.

Cobró revancha de esa derrota al año siguiente en las semifinales de conferencia, y luego en 2012, James dio una de sus mejores exhibiciones de su carrera en la postemporada en Boston. Con el Heat abajo 3-2, James anotó 45 puntos, encestando 19 de 26 tiros, y recuperó 15 rebotes. Miami forzó un séptimo partido y fue campeón.

Desde entonces, su marca es de 8-1 ante los Celtics.

Jaylen Brown, el escolta de los Celtics, tiene claro a lo que deberán atenerse.

Año demandante

LeBron James enfrenta la postemporada más demandante para su físico.

A los 33 años de edad, “El Rey” tiene más minutos (455) en Playoffs que cualquier otro jugador. La estrella de los “Cavs” juega 41.36 minutos por duelo.

Después de una desgastadora serie de siete partidos frente a los Pacers de Indiana, en la primera ronda James guió a sus compañeros en la barrida sobre Raptors de Toronto, que llegaban como líderes en la Conferencia del Este.

James y Cleveland tuvieron un descanso de cinco días antes de enfrentar el domingo a los Celtics de Boston, en la final del Este. Al tener el mayor tiempo sobre la duela, no sorprende que LeBron también sea líder de puntos, con 34.3 por partido. Este año, el hijo pródigo de Cleveland se convirtió en el jugador con más minutos en toda la historia de postemporada.— AP

 

Inicia sus pruebas de mar el primer portaaviones construido en China

Aplazan la investidura