in ,

JC Chávez da guantes a Blanco, para “golpear” a la inseguridad

CUERNAVACA.— La leyenda del boxeo Julio César Chávez se reunió con Cuauhtémoc Blanco para entregarle unos guantes, mismo que serán subastados con el fin de obtener dinero para donaciones a albergues.

“Vengo a darle estos guantes a mi querido Cuauhtémoc para que le de sus chingadazos a la inseguridad y desearle todo el éxito”, fueron las palabras que el excampeón de boxeo Julio César Chávez dedicó al gobernador Cuauhtémoc Blanco, en un breve encuentro ante medios de comunicación.

Los guantes, dijo el gobernador, serán subastados para que lo recaudado se done a niños en albergues.

Blanco Bravo reveló que los guantes son el primero de varios objetos deportivos que también serán subastados a beneficio de los sectores más vulnerables, pero principalmente niños.

El América y las Chivas también le entran a la subasta

El encuentro fue informal, en un ánimo de camaradería y “entre cuates” que se gastaron bromas, especialmente cuando uno de los reporteros propuso un encuentro “a patadas y a trancazos” entre el exfutbolista y el exboxeador.

“¿Estás loco?”, expresó de inmediato “el Cuauh”, “con este sí no me puedo meter es uno de los mejores boxeadores”.

El mandatario del Ejecutivo retomó “la seriedad” y adelantó que ya entabló pláticas con el equipo América, al que perteneció por varios años y donde alcanzó su esplendor profesional, para que los jugadores y exjugadores donen playeras también para subasta.

Julio César Chávez, aficionado del “rebaño sagrado” cuestionó: “¿y de las Chivas no?”, petición que no pudo rechazar Blanco y tuvo que admitir que “hasta” de las Chivas pedirá objetos deportivos para las subastas.

Chávez ofreció sus clínicas de rehabilitación, “de algo han de servir”

Entrevistado al final del encuentro, el también narrador de box comentó que vino a visitar a su amigo Cuauhtémoc luego de cancelar el encuentro en varias ocasiones por compromisos de ambos.

Recordó que él, además de su labor deportiva, cuenta con clínicas de rehabilitación de adicciones que puso al servicio del mandatario.

“Acuérdense que yo padecí de esta enfermedad y gracias a Dios pude salir de las adicciones por un tratamiento. Ahora que hay tanta drogadicción y tanta violencia, si en algo pueden servir ahí están“, dijo en su peculiar tono norteño.

Cuestionado sobre alguna pelea de exhibición, Julio César prometió que él o su hijo Omar podrían realizar el encuentro en la entidad para sumarse a la causa benéfica, pero sin que se comprometiera a una fecha.

Twitter estrena emoji del villano de Dragon Ball