in ,

La Serie del Rey: ¡Que no suceda lo de 1971!

Seguidores y fans de Alex Liddi

Alfredo Bolio Loría “Bolicho” (*)

Cuántas veces escuché decir entre sollozos a Wíliam Berzunza que el día más triste y aciago de su carrera beisbolística fue la derrota final de los Saraperos de Saltillo ante los Charros de Jalisco, que remontaron una diferencia de 3-0 para adjudicarse el cetro de la Liga Mexicana.

“Nunca —decía Wílliam—, había llorado antes como ese trágico día que quedó grabado en mi memoria y que me lo llevaré hasta la muerte. Fue horrible y marcó el más frustrante momento de toda mi carrera”. Se murió con ello.

Así lo recordaba el inmortal Berzunza. Ojalá no pase lo mismo con los Leones en esta Serie del Rey y que puedan sobreponerse a la derrota del Juego 5, que estuvo llena de momentos que no se olvidarán y se agigantarán en nuestra memoria.

Si Los Leones no pueden conseguir el campeonato, entonces la afición reclamará: ¿por qué no se cambió a “Pepón” por un corredor emergente en la novena entrada? ¿Por qué Ibarra salió con el batazo de “Pepón” en la undécima, si había solo un aut? ¿Por qué no entró al relevo de Chávez en la 11a. el cerrador Lueke? ¿Por qué no se envió a Art Charles a batear de emergente por López en la novena, cuando se quedó la carrera del campeonato en tercera? Y más etcéteras y etcéteras…

El ánimo y la motivación está de parte de los Toros de Tijuana, quienes regresan al ruidoso Estadio Chevron con todo a su favor especialmente el estar a dos victorias de emular lo sucedido hace 50 años por los Charros de Jalisco del “Cananea” Reyes.

Y como se ven las cosas Los Leones están anímicamente afectados y con la autoestima por los suelos. Pero... ¡Ánimo Leones! Ustedes pueden impedir que la historia no los condene a ser parte de una tragedia que quedará grabada en la memoria de la afición yucateca por los siglos de los siglos.

Sandy Koufax, un lanzador de otro planeta

''El mes del testamento'' se extenderá a octubre: descuentos y requisitos