in

Las defensivas dan la cara

Acción del partido del domingo entre los Titanes y los Cuervos en la Ronda de Comodines de la NFL

La eliminación de los favoritos dejó varias sorpresas

El recuerdo que perdura de las ofensivas de Seattle, Tennessee y Chicago este fin de semana fue lo dóciles que fueron.

Incluso en una liga que impuso un nuevo récord de puntos, con más anotaciones que nunca, el trabajo de las defensa es un lujo invaluable en la postemporada. Sólo hay que preguntarles a los mariscales de campo que fueron las víctimas, incluyendo al ganador del Super Bowl Russell Wilson, de los Halcones Marinos.

Pregúntenle a Derrick Henry, el corredor estrella All-Pro de las 2,000 yardas con los Titanes y cuya producción en la derrota del domingo ante Baltimore podría medirse en pulgadas.

Y a cualquiera en el ataque de los Osos, —que lucieron más como osos de peluche que osos grizzly— gracias a la dominante defensiva de Nueva Orleans.

“Nuestra defensa jugó de manera sobresaliente”, dijo el entrenador en jefe Sean Payton tras la victoria de los Santos por 21-9. “Tacleamos bien en campo abierto. Los obligamos eventualmente a ser un ataque unidimensional, y cuando eres capaz de hacer eso, vas a ganar muchos juegos”.

John Harbaugh y el coordinador defensivo de los Cuervos Wink Martindale podrían decir lo mismo. El encargado de la defensa de los Carneros de Los Ángeles Brandon Staley podría identificarse con eso. Al igual que su jefe, Sean McVay, un genio ofensivo cuya unidad se beneficia del caos que provoca su defensa.

“Este podría ser el mejor triunfo del que haya sido parte”, dijo Harbaugh, quien ganó el Super Bowl en la temporada 2012 y ahora cuenta con ocho victorias fuera de casa en la postemporada, un récord de la NFL.

No hubo muchos aficionados presentes en ninguno de los juegos debido a las restricciones relacionadas con la pandemia de Covid-19, y los estadios fueron privados de los cánticos de “De-fensa”. Cuando se tiene una buena defensiva, es más fácil transitar el camino al triunfo. Y posiblemente hacia el Super Bowl.

A pesar de toda la complejidad que presume la NFL actualmente, en donde las ofensivas cuentan con más esquemas, formaciones y variables que nunca — sin mencionar la gran cantidad de reglas que favorecen las puntuaciones elevadas — la capacidad de presionar al mariscal de campo ha demostrado ser el antídoto perfecto. El All-Pro Aaron Donald es capaz de colapsar la parte interna de la línea, en particular cuando cuenta con el complemento de un revitalizado Leonard Floyd y de varios esquineros estelares. Eso fue lo que presentó Los Ángeles en su triunfo sobre Seattle 30-20.

Un grupo veterano plagado de dinamismo en todas las posiciones es la manera en que la unidad defensiva de Nueva Orleáns está a la par de un ataque comandado por Drew Brees y Alvin Kamara. Esta bien podría ser la mejor defensiva que hayan tenido los Santos desde que Brees llegó al equipo en 2006, y si esta es su última temporada, sin duda cuenta con el complemento para que sea una despedida especial.—AP

 

Movimientos sorpresivos Equipos ajustan la máquina

Las contrataciones y despidos comienzan a ser frecuentes para los equipos eliminados

Apostarían en la defensa

Los Vaqueros de Dallas acordaron los términos de un contrato con el exentrenador en jefe de Atlanta Dan Quinn para ser su coordinador defensivo, entregándole una unidad que se ubicó entre las peores en la historia. Los Vaqueros impusieron un récord de la franquicia al permitir 473 puntos y fueron penúltimos de la NFL contra la carrera.

Seattle, sin líder ofensivo

La sorpresa que surgió esta semana en el mundo del emparrillado fue la salida del coordinador ofensivo Brian Schottenheimer, del equipo de los Halcones Marinos de Seattle, después de tres años en el cargo.

Acuerdo luego de robar ropa

Mauricio Vila: “Fue el año más difícil”