in

Legado del Premio Estatal

Foto: Megamedia

Sacrificio, retos y orgullo, detrás de la distinción

Más allá de que vaya a declararse a un ganador en una época atípica, muy mala para las actividades deportivas en general, el que resulte electo Premio Estatal del Deporte 2020 tendrá detrás suyo a una constelación de figuras de diversas disciplinas.

Desde que el galardón comenzó a entregarse como un reconocimiento oficial, pues fue instituido por la Conade para todos los estados, un total de 23 deportistas se lo han repartido. Algunos trascendieron más que otros. Muchos, incluso, no pasaron de allá, por diversas circunstancias, pero los que fueron electos sentaron un precedente. Como dice Karem Achach Ramírez, nadadora de sincronizado que es la mujer que más veces lo recibió (en tres ocasiones), “representa todo. Yucatán, esfuerzo, triunfo”.

La generación 2020 del Premio Estatal del Deporte se realizará este lunes en el Multigimnasio “Socorro Cerón Herrera”, una votación organizada por el IDEY para la que fueron registrados un total de 60 candidatos, en las tres categorías en que se divide el galardón: 42 entre atletas, 10 entrenadores y ocho en el de Fomento, Promoción e Impulso a la Práctica de Deportes.

En esta entrega especial para Central 9, abordaremos los principales puntos de valorización del Premio en sus diversas modalidades. Porque, indudablemente, para todos representa algo especial. Hay deportistas que se catapultaron al recibirlo por primera vez, otros que se hicieron ganadores perennes de este trofeo, y muchos que lo tuvieron como un verdadero legado y uno de los puntos que marcaron su trayectoria deportiva.

El año pasado, los ganadores fueron, en el rubro de deportistas, Lupita Quintal Catzín, seleccionada nacional de karate; Lázaro Medina Lugo, entre los entrenadores, desempeñándose en halterofilia, y Javier Carrillo López, entrenador en ciegos y débiles visuales, en promoción y fomento deportivo.

“Cada ocasión que tuve la bendición de ganarlo, representó el final de un año de mucho esfuerzo, dedicación y pasión, así que se volvió un reconocimiento a mi trabajo de muchos años”, afirmó la ondina Karem Achach, actualmente retirada tras una prolífica carrera en la natación sincronizada.

El máximo ganador del premio estatal, Rómmel Pacheco Marrufo, un personaje en toda la extensión de la palabra, lo tuvo por primera vez en el año 2000, pero, dos décadas después, sigue luchando por sobresalir y ya ganó su boleto para los Juegos Olímpicos de Tokio, del próximo año.

Lupita Quintal Catzín, última en recibirlo, destaca el sacrificio puesto en cada día de trabajo.

La karateca, concentrada desde el inicio de la pandemia en Ciudad Obregón, Sonora, señala que, pese a toda esta crisis, es valioso que las autoridades consideren hacer este reconocimiento por lo que significa el esfuerzo diario de todos los atletas, especialmente en este tipo de épocas.

Punto fundamental también lo que se refiere a la elección: quiénes votan y con qué argumentos. “Esto debe ser un acto de conciencia plena. Elegir al que verdaderamente lo merezca”, dice la profesora Míriam Canul Cob, presidenta de la Asociación de Atletismo y juez. “Se deben analizar bien los perfiles, analizar todas las condiciones de los atletas, no votar con el corazón ni con resentimientos”.

Significa algo grande, sin duda. Lo comenta Ramón García Medrano, quien como entrenador de Olimpíadas Especiales, quedó marcado cuando tuvo el honor de recibirlo en 1995, porque el cometido va más allá de los logros personales. “Fue increíble recibirla como entrenador, es sensacional recibir ese reconocimiento, pero sin duda, cuando la recibe mi hermana María José, una atleta discapacitada, compartiendo premio con la gimnasta del momento Aicela Rosado Martínez. ¡Fue un momento increíble! Fue apenas un año después del fallecimiento de mi madre, más especial todavía”.

Particularmente, su grandeza la representa adaptarse a las circunstancias y entregarse totalmente. Carrillo López lo obtuvo por su labor promoviendo la difícil condición de trabajar con atletas ciegos o disminuidos visuales, como con Rodrigo Águila Lara, medallista en esa categoría. O, explica Lázaro Medina, sobre la contingencia por el virus. “No hay que bajar la guardia. Este confinamiento nos da la oportunidad de prepararnos, capacitarnos, leer más, tomar cursos, aprovechar los medios digitales y empaparnos con las nuevas tecnologías, así como animar, llamarles y alentar a nuestros atletas en estos momentos que son difíciles”.

La primera ganadora, Susana Villanueva Eguia-Lis, era una promesa del ajedrez que, en sus archivos, tiene una foto que es una joya, junto al excampeón mundial Anatoly Karpov. La última, Lupita Quintal, está concentrada en la parte final de su preparación rumbo al Preolímpico, soñando con los Juegos de Tokio. Una amalgama de sensaciones especiales.

Al final, desde siempre, ha habido un premio económico que no deja de ser un aliciente por el que hay que luchar, pero el fondo, es estar entre los grandes del deporte yucateco. Es un legado que no se compra ni con un cheque.— Gaspar Silveira

Además El Premio

En nuestro portal en internet www.yucatan.com.mx podrás encontrar en esta entrega:

Los jueces

Conocerás quienes integran el cuerpo de jueces que votará para las elecciones de mañana lunes y cómo deben votar.

Los ganadores

Encuentra la tabla con la lista completa de los ganadores.

¿Fuera de lugar?

Los pros y los contras de esta votación que se realizará en la época del coronavirus.

Recuperan equipos de hemodiálisis robados, durante cateo a una casa

Homilía XXIX Domingo del Tiempo Ordinario