in ,

Leones pierde el tercer juego ante Diablos Rojos

El norteamericano Dustin Geiger hace un swing en la derrota de los Leones de Yucatán ante los Diablos Rojos del México. Los melenudos abren serie hoy en casa ante Oaxaca

Yucatán deja en el camino varias opciones y pierde

El béisbol les dio a los Leones anoche sus oportunidades y digamos que no lo aprovecharon. Al final incluso se fueron frustrados igual que sus fieles seguidores.

Por quinta vez en seis juegos se fueron al frente en el score. Por sexta vez en seis noches sus abridores cumplieron y por quinta ocasión en la campaña perdieron.

Los Diablos Rojos del México ganaron 5-3 en un muy buen partido. Bueno, porque tuvo de todo. Desde la gran labor de los dos abridores, el diablo Octavio Acosta y el león Yoanner Negrín, de inmerecida suerte porque lanzó para ganar.

Pero así este negocio llamado béisbol. Negrín lanzó un gran partido en cinco actos y en la sexta la mala fortuna apareció para borrar una pálida, mínima ventaja, y convertir el Parque Kukulcán en una sucursal del mismísimo infierno.

Ver para creer. Los Diablos habían bateado sólo un hit y llevaban 14 actos seguidos sin anotar en Mérida. Pero allí cuajaron cinco carreras con cuatro hits, una base y un error en el campo corto en un batazo que pudo ser dobleplay y que en vez de eso permitió una carrera y dejó la casa llena. Justo antes, Japhet Amador estrelló la pelota en la cerca del central para empatar y justo después, Jorge Cantú, un viejo zorro para batear, limpió el infierno con doblete al rincón del derecho.

Cinco pesadas carreras, tres para Negrín. La mala fortuna para el “Asere”, quien ya tenía una anterior gran salida. Porque aunque a él le empataron y dejó dos en base, a ese parpadeo se sumó que Sergio Alvarado entró al relevo por un bateador y no pudo cumplir (firmó pasaporte) y vino el error de Wálter Ibarra en el campo corto.

A todo eso, los Leones tampoco estuvieron para florituras. Luego de que Dustin Geiger abrió el marcador en el acto inicial con sencillo, las fieras no hicieron más daño… porque no quisieron.

Ese primer turno se acabó Garabez Rosa rodó para doble matanza a la primera pitcheada. A Acosta le llegó como una bocanada de oxígeno.

En la tercera, “Pepón” Juárez conectó doblete, pero fue parte de un dobleplay: lo prendieron en tercera al irse en un elevado de Rosa al izquierdo, donde el jardinero pasó apuros al tirar.

En la sexta, Yucatán se acercó 5-3 y tuvo dos en base, pero fallaron Jonathan Jones y JJ Aguilar. En la septima, abrieron con hit de Jorge Flores, quien tras dos fuera llegó a segunda con wildpitch y tuvieron un turno más de vida porque Cantú perdió un elevado de faul aparentemente fácil. Pero Rosa rodó al campo corto.

En la novena, Aguilar recibió base y se poncharon Flores y Geiger, el primero incluso con expulsión y papelón incluido al reclamar al umpire Daniel Toledo. Lo encaró, le pateó tierra casi a sus pies y también ensució el plato. Seguramente habrá suspensión y multa para el camarero, quien tuvo noche de tres chocolates y suma 13 en siete duelos. Cierto que ha sido notorio la desigual zona de straic que les han dado, como anoche, pero caerse de esa forma no ayudará mucho.

Ni hablar. Noche triste ante más de 11 mil espectadores (eso dice el reporte oficial).

Hoy, llegan los hermanitos de los Diablos, los Guerreros de Oaxaca. Debe debutar Luis Alonso Mendoza por unas fieras que están cayendo en más presiones y desesperaciones de las esperadas.— GASPAR SILVEIRA

Final regia: Monterrey golea al Sporting y va a la final de Concachampions

José Luis Chan Sabido anuncia evento musical